Cata del vino Almaz Naturae Godello 2014, Bierzo

vinos más caros de España

Almaz Naturae Godello 2014

Hoy os acerco la cata de este Almaz Naturae Godello 2014, un vino elaborado por Bodega Almaz al amparo de la DO Bierzo, un vino que me ha impresionado y seguro que a cualquiera que lo catéis os pasará lo mismo, en mi opinión.

Se trata de un vino monovarietal Godello, o sea, vino blanco, con uvas elaboradas procedentes de viñas centenarias ubicadas en el Bierzo Alto, que ha tenido crianza. Pero no como la habitual de entre 3 y 12 meses, sobre sus lías o similar como son muchos vinos blancos últimamente. Es un vino que tuvo la fermentación en fudres de roble un mes y posteriormente ha pasado 42 meses (3 años y medio) de crianza en los mismos fudres, o sea, que es un vino blanco con crianza de 43 meses, algo que no es nada habitual en estos tiempos en el segmento de los vinos tranquilos. Y todo eso se percibe a la perfección en su cata.

Este Almaz Naturae Godello 2014 ya véis el color que tiene, un color dorado intenso que anticipa la complejidad de la cata, bien evolucionado y con un increible juvenil movimiento en copa. Véis que se percibe un toque untuosos en vista, pero sin embargo la lágrima es muy fluida.

En nariz es un vino complejo, lleno de matices y aromas que evolucionan en la cata de una forma muy sutil y elegante. Muy varietal, se perciben con gran nitidez y franqueza aromas frutales, a fruta blanca, a fruta madura, de hueso, con toques florales muy presentes. Al cabo de unos minutos comienzan a aparecer los aromas de la crianza, con unos toques a especias dulces, toques balsámicos pero, increiblemente, conserva una gran acidez muy típica de la Godello y un fondo mineral típico del terruño berciano. El equilibrio del conjunto es espectacular y la aparición de los aromas de la crianza para nada enmascaran los aromas frutales.

La boca de este Almaz Naturae Godello 2014 es espectacular. Fresco de entrada en boca, deja una presencia frutal increible, buena acidez, un toque de untuosidad exquisito, por momentos hasta masticable, con una gran estructura, toques a especias dulces, elagante en el paso por el paladar con un gran volumen. Final, como en nariz, a mineralidad. La acidez está presente y le ha ayudado sin duda a tener una gran guarda y potencial para estar aun un par de años creciendo en mi opinión.

Sin duda un vino diferente, sorprendente y, lo que es mejor, espectacular en su cata. En mi opinión la opción de una crianza tan larga en un vino blanco es siempre una incógnita, pero en este caso es un gran acierto lo que hace que este vino se merezca, en estos momentos, los 95+ puntos.

Un joya de reducida producción de menos de 1.000 botellas que está volando por la calidad del vino y la exclusvidad de su elaboración con lo que, si estáis interesados, poneros en contacto con la bodega 🙂

 

Vinos españoles con 100 puntos Parker