Chardonnays indispensables para este verano

Chardonnays indispensables para este verano

No podíamos pasar sin hablar de esta uva y de sus vinos ya que estamos ante la uva blanca más cultivada a nivel mundial y, por lo tanto, de la que más vinos se bebe. Pero en España no es precisamente de las más cultivadas ni bebidas. En España están la Airén y la Verdejo entre las más cultivadas y consumidas, seguidas de otras como la Viura, la Garnacha Blanca, la Albariño, la Godello,…

No obstante, Chardonnay, también conocida como Morillon, Pinot Chardonnay o Feiner Weisser Burgunder, encontramos en muchas denominaciones de origen en España. Y es que no siendo mayoritaria en ninguna, permite elaborar vinos de esta uva como monovarietales o combinados con otras uvas, de excelente calidad y muy diferentes en función de la zona de elaboración y de la climatología de cada zona, pero conservando muy bien la esencia de esta varietal.

Hemos querido daros un abanico amplio de posibilidades para que podáis conocer más esta varietal y sus vinos. De Navarra, de Valencia, del Penedés, de la zona de Utiel, de la zona de Somontano, de VT Extremadura, de la Mancha, incluso vinos de pago. La variedad que os proponemos os permitirá sin duda este verano conocer más de esta uva y sus vinos para algunos y profundizar más en lo que ya conocíais para otros.

La Chardonnay

La Chardonnay que tiene mayor reconocimiento es la procedente de zonas como Borgoña y California, aunque también es de alta calidad la procedente de Italia, Australia, Nueva Zelanda y partes de América del Sur.

Describir los sabores de la Chardonnay no es tarea fácil. Mucha de su complejidad se debe a las técnicas de elaboración de los vinos más que en las características de la propia uva en sí.

La fermentación maloláctica da aromas distintivos de mantequilla. La fermentación y/o maduración en barricas de roble aporta notas de vainilla, humo y toques de especias dulces como el clavo de olor y canela. El reposo sobre lías da toques de bizcocho y sabores pastosos. Todo depende de la forma en que cada enólogo lo trabaje.

Lo más destacado en los vinos elaborados con la Chardonnay son sus toques frutales. Desde los toques tropicales a bananas, melón, piña y guayaba, hasta los típicos de frutas de hueso como melocotón, nectarina y albaricoque, sin olvidarnos de los toques a cítricos y a manzanas. Los aportes frutales van unidos a los diferentes climas en los que se cultiva. En términos generales, las regiones cálidas como California, Chile y gran parte de Australia tienden a dar estilos más tropicales. Las zonas templadas, como el sur de Borgoña o el norte de Nueva Zelanda crean vinos marcados por notas de frutas de hueso. Los viñedos muy cool Chardonnay (aquellas en Chablis, Champagne y Alemania) se inclinan hacia aromas de manzana verde.

Los toques pizarrosos y minerales también están presentes al catar un Chardonnay siendo los vinos más famosos por su mineralidad los de Chablis, donde los Chardonnay son casi todos vinos del año, sin paso por barrica.