Sobrelías Club B2C
Guía Online de Vinos

Don PX Selección 1958, Bodegas Toro Albalá, la excelencia por la que no pasa el tiempo

Sobrelias TV

 3,290 Lecturas

Don PX Selección 1958

Don PX Selección 1958

Muchos son aquellos amantes del vino que creen que, a medida que pasan los años, un vino está cada vez mejor. No es cierto siempre, ya que hay vinos que lo de la guarda no lo llevan bien. Pero hoy es justamente el caso contrario. Os acercamos la cata del vino Don PX Selección 1958, una obra de arte que elabora Bodegas Toro Albalá al amparo de la D.O. Montilla Moriles.

A simple vista en la foto que responderíais si os preguntamos que es ‘más viejo’ el vino o la locomotora.

Pues lo cierto es que ambos son de edad prácticamente igual. La locomotora que os ponemos en la foto fue construida en el año 1956 y el vino en el año 1958, con lo cual el segundo pudo perfectamente viajar en la primera. Esta locomotora aun a día de hoy funciona a carbón algo que, para los más jóvenes, parece que estamos hablando de hace varios siglos. Pero si hablamos del vino, contemporáneo a dicha máquina de vapor, podemos comprender a la perfección el tesoro que guarda esta botella, la vida que tiene y las sensaciones que nos va a producir y evocar su cata.

Don PX Selección 1958

Bodega fundada en 1922, Toro Albalá guarda, con mucha probabilidad, una de las mayores ofertas de vinos de larga guarda que nos podemos encontrar en el panorama vinícola español. Vinos que realmente son rarezas únicas que han sido controladas desde su crianza y que se decide embotellar en su momento óptimo, bajo vigilancia de capataz y de enólogo, dando lugar a unos vinos realmente únicos y espectaculares como es el caso de este vino que os acercamos hoy, Don PX Selección 1958.

Un vino monovarietal Pedro Ximénez, como no podía ser de otra forma, incluido en el segmento de vinos dulces-generosos, procedente de viñedos con suelos de albariza y un clima continental con influencia mediterráneo que le da una particularidad propia y única, a lo que se le une que esta añada de 1958 fue una cosecha excepcional, lo que ha permitido elaborar este vino que nos presenta una de gran concentración, complejo, lleno de matices que hay que explorar y que evolucionan durante toda su cata. Realmente único, una auténtica joya dentro de los vinos andaluces y, por lo tanto, españoles.

Don PX Selección 1958

Un vino que ha tenido una crianza de 65 meses en madera de roble americano y que se embotella sin filtrar.

En su cata nos deja un increíble color negro, diríamos incluso negro zaino, tan característico entre los amantes de la tauromaquia cuando hablamos de la descripción de algunos astados. En movimiento es un vino tremendamente denso, con una lágrima infinita, de las que no acaba nunca de bajar por la copa, algo que enamora y nos encanta. En movimiento deja ver algunos reflejos yodados tan habituales en vinos de larga guarda de esta zona de Montilla-Moriles.

La nariz es asombrosa. No solo compleja, sino a la vez elegante, llena de matices que evolucionan de forma espectacular a lo largo de su cata. Caja de puros, tabaco, aportes balsámicos, frutos secos como o nuez moscada, aportes de regaliz negro. Aireando la copa se intensifica el conjunto aromática ya aparecen también toques a chocolate, bollería, pastelería, aportes especiados ligeramente dulces, incluso aportes a grosellas y ligeros aromas licorosos. No se puede describir de forma sencilla lo que este vino nos deja en nariz.

¿Y la boca? Si en nariz era algo fuera de lo normal, este Don PX Selección 1958 en boca tiene difícil igual. Sutil de entrada, con un paso amplio por el paladar, tremendamente envolvente, aterciopelado. La madera está perfectamente integrada con la presencia de los aportes de la uva, donde incluso aparecen toques a fruta roja, frutos secos (avellanas, almendras, …). Un choque de sensaciones que es una explosión de viveza en boca, con un toque de salinidad característico, uniendo el dulzor típico de este estilo de vinos con un ligero amargor y una ligera acidez que se contraponen dejando un paladar 0infinito’ de enorme persistencia.

Una maravilla por la que el paso del tiempo no hace más que mejorarlo sin duda.

Un vino que, tras su cata, se merece la calificación de Único, llegando a una puntuación de 99 puntos.

José Luis del Campo
CEO en Socialmedia Network

José Luis del Campo. Sumiller. Asesor online de bodegas. CEO en Socialmedia Network.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Conservas Codesa