Sobrelías Club B2C
Guía Online de Vinos

Visita a Propiedad de Arínzano, en el mundo del vino desde 1055

Sobrelias TV

 6,618 Lecturas

Visita a Propiedad de Arínzano, en el mundo del vino desde 1055

Una de las visitas de enoturismo que teníamos ganas de realizar desde hace tiempo es esta visita a Propiedad de Arínzano, en el mundo del vino desde 1055, ya que existen escritos que indican que ya en ese año se cultivaban vides en la finca en la que se ubica actualmente esta bodega. El señor Sancho Fortuñones de Arínzano elaboró por primera vez vinos en la propiedad en ese año.

Propiedad de Arínzano se incluye dentro de los Vinos de Pago, la máxima categoría de vinos que se elaboran en nuestro país (por encima de las Denominaciones de Origen Calificadas). Unas cualidades únicas de su clima, geología y viñedos, han hecho que Arínzano fuese la primera propiedad del norte de España en haber recibido este reconocimiento.

Históricamente, el rey Sancho el Fuerte de Navarra, otorgaba estas tierras como dádiva a sus súbditos o soldados más fieles, y estos, como no podían hacerse cargo del mantenimiento de estas tierras, se las ofrecían a la iglesia, quienes continuaban con el cuidado de las mismas, entre ellas el cultivo de las vides, con los que eran los posteriores elaboradores de vino.

Propiedad de Arínzano fue redescubierta en 1988. Aunque había pasado más de un siglo desde que la filoxera destruyó las viñas que habían adornado las suaves pendientes del valle, cuidadosos análisis científicos de los climas y suelos confirmaron lo que siglos de nobles habían aprendido de la experiencia. La familia Chivite puso sus ojos en la zona y estuvieron elaborando vinos de en esta propiedad hasta el 2015, pasando a partir de este año a pertenecer al grupo SPI incluyendo esta bodega en su División de Vinos Tenute del Mondo, dentro de su ambicioso proyecto de integrar excepcionales bodegas de las mejores regiones vitivinícolas del mundo.

Un elemento muy significativo de esta bodega es que durante la gestión de la familia Chivite, se reconstruyó la bodega bajo la mano de Rafael Moneo, fue proyectada como un arco que encierra y abraza los tres edificios históricos que rendían homenaje a la elaboración del vino en siglos pasados. La bodega es una unidad que envuelve los tres edificios con que cuenta la Finca: la Torre Cabo de Armerías del Siglo XVI, la Casona del Siglo XVIII, convertida en un espacio habitable y la Iglesia de corte neoclásica, construida a principios del siglo XIX, y dedicada a San Martín de Tours.

La nueva bodega se ubicó junto a estas tres edificaciones.

En la casona tienen un pequeño hotel con 8 habitaciones. En el torreón tienen la tienda y la sala de catas, así como el secadero de jamones. En la iglesia realizan eventos nupciales.

Tienen un mirador precioso desde el que se observa todo el viñedo de la propiedad, edificios sociales y bodega. El valle en general.

Viñedos y vinos

Pero la familia Chivite no venden todas sus viñas. Se quedan con la parte de la entrada, la zona de Legardeta y Villatuerta, donde elaboran su vino tinto Legardeta y el blanco 125 Barricas, aunque la crianza la realizan en Cintruénigo.

El resto de viñas, amparadas como pago, 128 ha, pertenecen al nuevo grupo. Se encuentran en el valle del rio Ega, a ambos lados. Estando la bodega ubicada en la parte baja central.

Las viñas se encuentran con un marco de plantación diferente en cada una de las parcelas, siendo los viñedos mas antiguos de unos 35 años. Suelos arcillosos principalmente, con algo de arena, grava y aluvial. Clima continental extremo.

Cultivan en su mayoría Tempranillo y Chardonnay, con algo de Merlot y una pequeña cantidad de Cabernet Sauvignon, con el que realizan solo coupage del Arinzano tinto.

Elaboran dos blancos y tres tintos, con una producción anual de alrededor de 250.000 botellas, aunque las instalaciones están habilitadas para una mayor producción.

La bodega tienen una sala de barricas espectacular con un pasillo central. En el proceso de elaboración de los vinos, empleando todo lo posible con la gravedad, a la hora del descube, han ingeniado un sistema por el cual los depósitos de acero inoxidable en su fondo tienen unas aspas, que empujan hacia abajo los hollejos empapados de vino, y pasan directamente a una prensa neumática que esta en la nave inferior, así el lavado de los depósitos de inox con agua caliente cuesta apenas 30 minutos. En la parte inferior, comunican todos los depósitos con las dos prensas neumáticas, que por un sistema de raíl se desplaza en horizontal recogiendo el material a prensar de todos los depósitos.

Una sala de botellero enorme, con la curiosidad que presenta el que nos encontremos con cajones de madera. Un cementerio también enorme.

Usan levaduras artificiales. Usan premaceraciones en frío con cámara frigorífica, sobre todo en el gran vino tinto. Barricas de roble francés nuevas, de 9 productores. Unas 1200/1500 en total.
Todos los vinos pasan por barrica, los dos grandes vinos, blanco y tinto, 18 meses mínimo más un año de botella.

Cata de vinos Propiedad de Arínzano

Propiedad de Arínzano

Arínzano Gran Vino Blanco 2016

Arínzano Gran Vino Blanco 2016, 100% chardonnay 15% volumen. 11 meses barrica francesa nueva al 75%.

En vista presenta un color dorado con reflejos verdosos, denso y glicérico. Sin defectos. Una nariz de intensidad media alta. Fruta blanca madura, cítricos. Bollería, brioche. Mineral de fondo.  Complejo. La boca nos deja un ataque seco. Al paso con volumen. Contundente y con cuerpo. Buena acidez. Bien compensado. Equilibrado y elegante. Para beber solo.

Un vino que tras su cata merece una calificación Excelente con una puntuación de 94+ puntos. (cata del 2018)

Propiedad de Arínzano

Merlot Agricultura Biológica 2017

Merlot Agricultura Biológica 2017. 100% Merlot biológico. Parcela junto al rio Ega con 14 meses de barrica nueva al 50%. 15% volumen.

En vista presenta una capa muy alta de un rojo purpura, reflejos azulados. Denota juventud. Sin defectos. En nariz presenta una intensidad media alta. Fruta negra madura. Herbáceo, planta de tomate, balsámico, especiado. En boca presenta una ataque serio. Al paso con mucho cuerpo y volumen. Acidez correcta. Tanino algo secante. Mucha fruta negra madura en boca. Final medio. Retronasal mentolada. Necesita botella porque estaba recién embotellado.

Un  vino que tras su cata, en estos momentos se merece la calificación de Muy Bueno con una puntuación de 90+ puntos.

Propiedad de Arínzano

Arínzano Gran Vino Tinto 2016

Arínzano Gran Vino Tinto 2016. Vino 100% Tempranillo 14,5%. 14/18 meses de barrica nueva al 50% usada al 50%

En su cata, en vista presenta un color rubí, capa media alta, menisco amoratado, limpio y sin defectos. En nariz presenta fruta negra algo madura. Muy especiado. Mineral, ahumado. Intensidad media alta. La boca presenta una ataque contundente, sabroso. Al paso con buena estructura. Acidez correcta. Tanino elegante por pulir. Final largo, mineral, amargo de calidad. Fruta negra, cacaos en retronasal. Para beber solo o con comida.

Un vino que tras su cata se merece una calificación de Excelente con una puntuación de 93+ puntos.

« de 2 »
Ricardo Gil

Riojano ante todo, de los que piensan que para saber catar un buen vino antes debe catar muchos malos. Este mundo del 🍷 necesita más humildad y menos medallas. Salud!!

Docente en Higher Master Sumiller Mercados del Vino - Enoteca Khantaros

Instg: @ricardogilrodriguez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Conservas Codesa