De visita a la bodega de Putin

vinos más caros de España

De visita a la bodega de Putin

Hoy vamos de visita a la bodega de Putin, confeso amante de los buenos vinos, al igual que otros muchos políticos y/o famosos de diferentes actividades a nivel mundial.  No podemos negar que es otra forma de realizar enoturismo.

Según el reportaje realizado por la enogastroperiodista Molly Hannon en el portal pastemagazine.com, la bodega del político ruso se encuentra ubicada en la segunda mayor bodega del mundo, a las afueras de Chisinau, capital de Moldavia, en la localidad que además le da nombre a la bodega, país donde además se encuentra también la mayor bodega del mundo. La bodega tiene el nombre de Cricova, y es reconocida a nivel mundial como la segunda en cuanto a tamaño se refiere.

Esta Bodega Cricova tiene más de 120 kilómetros de caminos en forma de laberintos a una profundidad de 100 metros, en lo que es más una ciudad que una bodega con sus almacenes, salas de degustación y otras instalaciones subterráneas encontrándonos en ella 1,25 millones de botellas de vinos realmente especiales, incluida su propia marca de vino espumoso. Y la bodega Cricova sigue creciendo.

El vino más antiguo data de 1902. La temperatura se mantiene a aproximadamente 12ºC durante todo el año, ideal para el vino.

Los túneles han existido bajo Cricova desde el siglo XV, cuando se extrajo la piedra caliza para ayudar a construir Chişinău y pasaron a ser un emporio subterráneo de vino en la década de 1950.

La mitad de las carreteras se utilizan para almacenar vino y en ella los caminos son nombrados por los vinos que almacenan.

La leyenda dice que en 1966 el cosmonauta Yuri Gagarin visitó las bodegas, perdiéndose y apareciendo dos días después gracias a la ayuda de gente de la bodega.

El presidente ruso, Vladimir Putin, celebró su 50 cumpleaños allí, en su ‘pequeña’ bodega dentro de esta gran ciudad del vino que es esta bodega en sí misma.

Putin almacena su colección privada en esta bodega, pero no es el único líder mundial con una inclinación por esta bodega. De hecho, a cada hombre de Estado que visita la bodega se le concede el honor de una colección personal. Pero la colección de Putin es notablemente más grande que la del resto.

Una de las colecciones que puede ver cualquier enoturista, es una colección de Herman Goering, comandante de la Luftwaffe alemana en la época Nazi, botellas que fueron trasladadas por el ejército rojo al final de la Segunda Guerra Mundial.

Al reconocer el potencial de los túneles de Cricova se desarrolló un gran complejo subterráneo de carreteras para permitir que los camiones circulen para mover y almacenar el vino. Estos caminos se les dio nombres como Cabernet Street o Champagne Boulevard para designar la ubicación de diferentes añadas y variedades y para hacer más sencillo el poder recorrer tanto camino subterráneo laberíntico.

Cricova Wine Cellar Collection.jpg
By KolmkolmOwn work, CC BY-SA 4.0, Link Botella de 1902, la más antigua registrada.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker