230 Millones de euros de ayuda pública al vino francés, que no le da ni para empezar

Loading

rescate vino francés dinero público

Rescate del vino francés con dinero público

230 Millones de euros de ayuda pública al vino francés, que no le da ni para empezar

  • Lo primero ya es un fondo de 80 millones de euros para apoyar a «nuestros viticultores que atraviesan dificultades de liquidez generadas por numerosos peligros», precisa el Ministerio de Agricultura.
  • Lo segundo son 150 millones de un apoyo estructural del Estado.
  • Además, habrá créditos del programa vitivinícola nacional (OCM), para realizar una reestructuración aplazada, incluida la posibilidad de arrancar «sin replantar» con vistas a la diversificación agrícola.

Y todo este «derroche» de dinero público no le da ni para empezar al sector. Espero que no quieran poner el mismo ejemplo en España.

Los problemas reales del sector del vino a nivel mundial no se solucionan con dinero público a «espuertas» a la producción (casi mejor que se lo den a los ciudadanos para que compren vino). El problema real es que cada día hay menos gente que bebe vino en todo el mundo mientras que los productores aumentan.

Lo más sorprendente es que los profesionales del sector del vino francés consideran que este «pastizal», que van a poner de su bolsillo los ciudadanos franceses, no es suficiente, «las reacciones de los profesionales del sector no se hicieron esperar. Además de estas medidas económicas inmediatas, se requieren medidas estructurales».  ¿Pero esto no es en realidad un rescate del sector del vino con dinero público?

Pero además, ¿las ayudas públicas al vino francés no suponen una vulneración de las reglas de libre mercado, ya que pueden permitirse el lujo de cobrar a precios más caras las botellas porque tienen detrás dinero público y mantener así su imagen de «calidad»?

Estamos ante un claro rescate del vino francés con dinero público, algo que también hacen casi todas las CC.AA. en España cada final de año, con líneas de subvenciones de dinero para campañas de comercialización e internacionalización de los vinos españoles que, realmente, son formas de dar dinero público «por detrás» a las grandes bodegas para que falseen las ventas y digan que han vendido muchísimo vino durante el año, algo que es completamente falso.

Pero claro, «dejar caer» al sector del vino o simplemente, dejar que compita en el mercado internacional sin entrar en juego las subvenciones de dinero público es algo que puede llevar de la mano de pérdidas de empleos directos, indirectos y la ruina de muchos pequeños viticultores.

Pero bueno, la cuestión es que si queremos «libre competencia», debe ser así, sin intervención publica. Pero nos da que no va a ser el caso y seguiremos dando dinero a grandes bodegas en España para maquillar datos y sostener un sector claramente en crisis y en declive. Al menos espero que a los ciudadanos no les cueste mucho por cabeza.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*