El «Fort Knox» de las bodegas alberga más de 2.500 millones de dólares en vino

Loading

octavian

El «Fort Knox» de las bodegas alberga más de 2.500 millones de dólares en vino

Ubicada en la campiña inglesa, es un bunker de la II Guerra Mundial a 30 metros bajo tierra, empleado como depósito de municiones y que ahora funciona como un lugar de guarda de algunas de las botellas de vino más caras del mundo. Hablamos de Octavian.

Anteriormente a ser un bunker, fue inicialmente una mina de piedra (la primera mitad del siglo XIX), la mina Eastlay, con una compleja e intrincada red de túneles que fue adquirida en los años 40 por el Ministerio de Defensa inglés, que la convirtió en uno de los mayores depósitos de munición. en el país. Sin uso tras el conflicto bélico hasta que en 1986 el ingeniero y coleccionista Nigel Jagger decidió comprar el terreno para almacenar de todo, desde discos antiguos hasta neumáticos de Fórmula Uno.

Pero, el tiempo ha demostrado que las condiciones ideales para almacenar la pólvora son las mismas que garantizan el mejor envejecimiento del alcohol: una temperatura constante (entre 13 y 14 °C), la ausencia total de luz y el flujo de aire que garantiza una humedad óptima (entre 75 y 85%).

La humedad es constantemente monitorizada por un sistema tecnológico disminuyéndola introduciendo aire seco del exterior o incrementándola a través de un sistema único de boquillas de agua en el techo, que se disipa antes de llegar a las botellas

Octavian ha instalado un sistema de iluminación LED que funciona mediante sensores, para que las botellas pasen la mayor parte del tiempo en la oscuridad. No hace falta decir que no faltan sistemas de alarma altamente sofisticados.

Pero además Octavian garantiza a sus clientes la máxima discreción, con una lista de propietarios de las etiquetas guardadas en el fondo de sus galerías que es ultrasecreta, además de que los propietarios de las botellas pueden monitorizar constantemente sus vinos por un sistema de cámaras de vídeo.

En su web, indican que la etiqueta más antigua data de 1727 y es un «Rüdesheimer Apostelwein», obtenido de una barrica madre cosechada en el año en que el rey Jorge II se convirtió en soberano de Inglaterra y Bremen. También hay varias botellas de Château Lafite del siglo XVIII, incluida una de 1787, una cosecha que se hizo famosa por la botella «Thomas Jefferson», ahora en la colección Forbes.

Octavian también almacena botellas más recientes muy caras de Borgoña, Burdeos y whiskies muy raros. La mayoría son adquiridos como inversiones por los propietarios.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*