Ingenieros italianos crean tecnología que permitirá «degustar» vinos de manera digital

Loading

Ingenieros italianos crean tecnología que permitirá «degustar» vinos de manera digital

sonidos del vino

Ingenieros italianos crean tecnología que permitirá «degustar» vinos de manera digital

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha cambiado radicalmente los sonidos y también el contacto con el mundo del entretenimiento. Hasta hace poco tiempo, una de las formas de escuchar música era mediante un walkman, que fue lanzado en 1979 en Estados Unidos y México. Con el avance de las tecnologías, hemos pasado de estos reproductores a dispositivos más complejos y sofisticados, como las bocinas de computadora que generan un sonido envolvente tipo 5.1 o los sistemas de audio de alta potencia para el hogar con tecnología BLUETOOTH.

En este escenario de innovación de los sistemas de sonido, dos ingenieros italianos crearon una novedosa tecnología para «degustar» vinos de manera digital. Este proyecto es fruto de una investigación de dos expertos de sonido del municipio de Alba, en Piamonte (noroeste de Italia), quienes han convertido en todo un desafío la creación de música a partir de vinos, incluido el famoso Barolo producido en esta región europea.

Filippo Consentino, uno de los promotores de la iniciativa, escucha sonidos haciendo girar el vino en la copa, o simplemente tocándolo. Según declara en Euronews, este proyecto no solo es una nueva forma de degustar el vino, sino también una experiencia auditiva, más que olfativa, asociada con el vino.

En la actualidad, Cosentino es músico, compositor y diseñador de sonido. Su especialización es el jazz y la música del mundo. Además, escribe bandas sonoras para cine, televisión y radio.

Junto con su colega, el diseñador Federico Mollo, crearon sonidos individuales para diferentes vinos. Por ejemplo, el clásico Barolo, con gran cuerpo y bastante seco, tiene un sonido más grave y profundo.

Los sonidos del vino

En primer lugar, los tonos de cada vino se crean en una computadora. Posteriormente, una varilla de metal sujeta el líquido y, dependiendo de cómo se mueve el vino, se modulan los sonidos en la computadora. De esta forma, se crea una “huella sonora” única del vino.

“La parte física de la degustación se trata del flujo de corriente eléctrica. Con un dedo, sumergiéndose en el vino en lugar de tocar el borde, puede cambiar el flujo eléctrico. Este flujo eléctrico modula los sonidos”, dijo Mollo.

Por otra parte, los dos investigadores han creado un sonido propio para los vinos espumosos, que cambian según el tamaño y la fuerza de las burbujas que contiene. El objetivo de esta herramienta es degustar los vinos a la distancia, disfrutando de los sonidos en una pantalla digital.

“Interpretamos las burbujas como una pequeña improvisación, porque siempre te sorprenden cuando salen de la botella y rebotan arriba y abajo en la copa. Así que creamos un sonido que nos permite improvisar”, añade Cosentino.

El experimento aún se encuentra en fase de desarrollo. Sin embargo, en el corto plazo, ambos expertos planean ofrecer su tecnología a los productores, con el objetivo de que estos compartan su forma de cata con otros amantes del vino.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*