Viña Cimbrón Verdejo Fermentado En Barrica 2016, verdejos indispensables para este verano

Viña Cimbrón Verdejo Fermentado En Barrica 2016

No podíamos hablar de los Verdejos para este verano sin hablar de este Viña Cimbrón Verdejo Fermentado En Barrica 2016, una maravilla de vino que elabora Bodegas Felix Sanz.

Viña Cimbrón Fermentado en Barrica 2016 es un monovarietal Verdejo que tiene una crianza en barricas de roble (francés y americano) de 10 meses lo que le imprime una personalidad y carácter diferenciador conservando a la perfección las características de esta varietal. Realmente esta capacidad de conjuntar la frescura de la Verdejo con la complejidad de crianza en madera, es lo que lo convierte en un vino esencial que hay probar si quieres comprender bien esta varietal.

Verlo en la copa ya te indica que tienes delante un vino con carácter que hay que disfrutarlo despacio para conseguir sacar las grandes sensaciones que tiene dentro.

Un precioso color verdoso que nos indica una crianza que se confirma cuando mueves la copa y deja entrever reflejos dorados que indican que ya es un vino que, conservando su juventud, está evolucionando. Lágrima abundante que fluye por la copa lenta que nos indica que estamos ante un vino complejo sin duda.

Esta complejidad ya se percibe en nariz, donde presenta una buena intensidad y mucha franqueza, mostrando un excelente equilibrio entre la carga frutal y los aromas de la crianza. Fruta de hueso (toques de melocotón por ejemplo), toques cítricos, ambos aportan el frescor de la juventud al vino, con toques a confitura (fruta con pase por madera), unidos con los aportes especiados procedentes de los dos tipos de roble de sus barricas, que son los que le aportan la complejidad. El fondo avainillado es muy perceptible, toques a frutos secos, aromas herbáceos además de algunos toques balsámicos. Todo, como ya os comentábamos, perfectamente equilibrado.

La boca vuelve a ser compleja. Con una entrada fresca, muy varietal, pasa por boca con un toque untuoso y glicérico, que deja paso a una carga frutal muy presente. La acidez está perfectamente controlada y deja en su paso a un vino elegante, sedoso, armonioso y, sobre todo, perfectamente estructurado.

El final es largo y con muy buena persistencia, con un postgusto afrutado y especiado a la vez.

Excelente vino monovarietal Verdejo con crianza en madera que se nos antoja indispensable para el verano si queremos unir la frescura y juventud de esta varietal con la complejidad de la crianza.