Sobrelías Club B2C
Guía Online de Vinos

Viajamos hasta Jerez para conocer el nuevo proyecto de Joaquín Gómez

Sobrelias TV

 12,903 Lecturas

Viajamos hasta Jerez para conocer el nuevo proyecto de Joaquín Gómez

Viajamos hasta Jerez para conocer el nuevo proyecto de Joaquín Gómez, uno de los nuevos aspirantes a MW de nuestro país, con un currículo detrás muy interesante.

Licenciado en farmacia y enología, MBA, y con gran manejo de varios idiomas, como el Francés, Inglés e Italiano. En sus inicios con el mundo del vino trabajo un año en Francia, región de Burdeos, nada más y nada menos que en la bodega Chateau Haut Brion. Luego regresa a España, para colaborar durante un año con César Muñoz, en Ribera del Duero. Vuelve a su tierra, Jerez. Allí compagina varios trabajos en diferentes bodegas además de elaborar vinagre con la empresa familiar. Bodegas Miguel Domecq y la cooperativa Albariza de Trebujena es donde Joaquín empieza a diseñar todo el proceso, elaborando todo tipos de vinos, blancos, tintos o generosos.

Pero no conforme con todo esto, él se marca un nuevo objetivo, crear un proyecto personal y elaborar su propio vino, “Meridiano Perdido”.

nuevo proyecto de Joaquín Gómez

Comenzamos la visita dejando atrás la ciudad de Jerez para dirigirnos carretera de Trebujena hasta la parcela que Joaquín tiene en propiedad. 3,5 ha de viñedo conocidas como Pago Cerro Pelado, muy cerquita del gran pago de Jerez conocido como Marchanudo. Viñedo monovarietal, de la variedad Palomino Fino, con certificación ecológica y de unos 60 años de edad. Suelos de albariza, tipo “barajuela” de la zona, en ladera orientación SO, blancos, calizos, preciosos, originados antaño por sedimentos vegetales y marinos de la zona inundada por el mar.

nuevo proyecto de Joaquín Gómez

nuevo proyecto de Joaquín Gómez

nuevo proyecto de Joaquín Gómez

Joaquín aplica una viticultura ecológica como os comentaba, respetando al máximo la materia prima, viñedo y uva. Realiza una poda curiosa y compleja, en vara y pulgar, evitando el exceso de madera, buscando la buena circulación de la savia, y un número de yemas no muy elevado.

Prima la calidad por encima de la cantidad. Las cepas con el paso de los años se ven encorvadas, en forma de muelle, muy curioso….. unos 7.000 kg por ha es la producción anual que Joaquín estima oportuna.

Nos explica el método utilizado en la zona para la retención de las aguas de lluvia, que sirvan como reserva para la cepa el resto del año. Jerez es una zona que recibe lluvias de forma considerable, hablamos de 500/1000 mm/anuales que oscilan dependiendo de cada año. Este sistema del que os hablo es conocido como “aserpiado”.

Como se observa en la fotografía, la máquina realiza junto a cada grupo de cepas, una pequeña balsa con el propio suelo, con la propia albariza. Así, cuando las aguas de lluvia incidan sobre la viña, esta no hará corrientes, permaneciendo parte en dichas balsas, lo que le permite al suelo absorber esa agua más fácilmente, y permitir a la vid tener reservas en épocas tan duras en Jerez como la primavera y el verano.

Vendimia manual y nocturna, buscando el frescor de la noche para evitar problemas derivados del calor. Utiliza cajas de 16 kg. La uva entra en bodega y es despalillada y ligeramente prensada. La FA tiene lugar en botas de roble francés de 500/600, originarias de la borgoña. Levaduras propias, autóctonas, buscando una palomino fino lo más varietal posible. Por último, crianza de 12 meses con un mínimo de velo de flor y con sus propias lías.

Como resultado obtenemos un “vino de pasto” cuyo nombre lleva implícito el proyecto “Meridiano Perdido”, el cual os invitamos a probar y conocer.

Junto a Joaquín catamos el vino in situ en el propio viñedo, y comentamos nuestras percepciones de cata que a continuación os comento.

Gran visita, gran persona…. Hemos aprendido más de Jerez con Joaquín en unas horas, que leyendo libros y libros de la zona. Un placer, un gran descubrimiento.

Meridiano Perdido 2020 'Vino de pasto'

Meridiano Perdido 2020 ‘Vino de pasto’

Un vino del nuevo proyecto de Joaquín Gómez en Jerez, un vino monovarietal 100% Palomino Fino. 13,5% vol.

En vista es un vino que nos deja un color amarillo limón, con tonos verdosos, limpio y sin defectos.

En nariz intensidad media, os aconsejo beberlo no muy frío. Fruta de hueso, flores amarillas, salino, palomino en esencia, la madera de fondo, aromas a panadería…

En boca ataque seco, salino. Al paso muy sápido, con cuerpo y volumen, quizás algo falto de frescura, con un final largo y amargoso. Gran vino.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Conservas Codesa