Valle de Cachapoal pierde competitividad por ausencia de plan estratégico vitivinícola regional

Valle de Cachapoal pierde competitividad por ausencia de plan estratégico vitivinícola regional

Valle de Cachapoal pierde competitividad por ausencia de plan estratégico vitivinícola regional

La subregión vitícola Valle del Rapel comprende dos importantes zonas productoras de vinos- Valle del Cachapoal y el Valle de Colchagua-, siendo este último el que más desarrollo ha tenido debido a una alta concentración de inversiones entorno a la hotelería boutique, producción de uva de calidad y bodegas de renombre nacional e internacional.

Pese a que en el Valle de Millahue y Alto Cachapoal se han establecido importantes viñedos y bodegas, e incluso hoteleria de categoría internacional como Viña VIK, el Valle de Cachapoal como marca ha perdido protagonismo frente a otros sectores que se han organizado mejor debido a que ha existido mayor asociatividad.

Con el reciente premio al mejor vino del mundo gracias a la Viña Altair, liderado por el enólogo francés Michel Friou, surgen varias interrogantes entorno a como potenciar al Valle de Cachapoal como una gran zona productora de vinos premium que ofrece una amplia variedad de terroirs para la producción de uva de calidad, hotelería de primera línea y atractivos turísticos que podrían ser potenciados de forma articulada en una estrategia regional, y no depender del Valle de Colchagua para atraer visitantes, considerando que están más cerca de Santiago.

Existen muchos territorios que deben ser potenciados, nombres que todos conocemos pero que no los asociamos ni a la Región de Ohiggins, ni menos al Valle de Cachapoal tales como Graneros, Mostazal, Codegua, Olivar, Requínoa, Rengo, Malloa, Quinta de Tilcoco, Peumo, Pichidegua, Las Cabras, San Vicente de Tagua Tagua, Machalí y Coltauco.

Los mejores Carmenere supuestamente provienen de Peumo, al igual que existen los viñedos más antiguos de esta cepa en Almahue, entre otras fortalezas.

Según comenta el Ingeniero Agrónomo y Consultor Proyectos Estratégicos de AgroWine Lab, Maximiliano Morales: “La ausencia de un Plan Estratégico Vitivinícola para la Región Ohiggins ha generado un desequilibrio entre lo que ofrece el Valle de Colchagua vs Cachapoal. Es esencial que se desarrolle con una visión a largo plazo que ayude a todos los actores del rubro tales como productores de uva, viñas familiares pequeñas, medianas y grandes, además de hoteles y atractivos turísticos.”

Lo más importante es lograr integrar todas las bodegas –pequeñas y grandes- que se han desarrollado en la zona y que actualmente se encuentran “descolgadas” para luego impulsar nuevas inversiones que reactiven y profesionalicen la actividad vitivinícola desde la cordillera de los andes hasta la costa.

Hacia la cordilera, existen importantes sectores donde se encuentran hoteles boutique de montaña, como es Tumuñan Lodge, que además de ofrecer un servicio de excelencia, posee un viñedo a más de 700 metros sobre el nivel del mar de Cabernet Sauvignon, generando un gran cambio al paradigma que esta variedad solo se puede dar en Maipo. Todo esto se logra por un suelo apto para esta variedad, además de condiciones más similares a que se encuentran en Francia que el mismo Maipo, donde es más caluroso.

La aceleradora de negocios agro-vitivinícola de AgroWine Lab inició un acercamiento con empresarios de varios sectores para explorar la articulación de un proyecto que articule el territorio de mejor forma, y generar una dirección estratégica que visibilce el Valle de Cachapoal como un eje productivo independiente a Colchagua, con sus propias fortalezas y oportunidades en hoteleria, viñedos y viñas de primer nivel, además de estar estructurando una estrategia de atracción de inversiones a la zona que tenga como objetivo dinamizar la oferta eno-turística.

Según comenta Sergio Bustos Cabrera: “Los años 2006 y 2007, Maximiliano Morales organizó el sexto y séptimo Salón del Vino en el Hotel Santa Cruz Plaza, atrayendo Viñas de Australia, Estados Unidos y otros Valles diferentes al Valle de Colchagua, generando un foco de atención global que atrajo a muchos visitantes, siendo el pilar de promoción que el Valle de Cachapoal podría liderar si contara con una hoja de ruta vitivinícola que hay que definir con todos los stakeholders de la industria eno-turística.”

Artículo de Andes Wines

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción