Un estudio demuestra que las uvas Cabernet pueden sobrevivir al cambio climático

 2,891 Lecturas

uvas Cabernet pueden sobrevivir al cambio climático

Un estudio demuestra que las uvas Cabernet pueden sobrevivir al cambio climático

Exponer las uvas de vino a la luz solar fue la clave para hacer un cabernet de buena calidad. Pero incluso las uvas más duras pueden no soportar el calor extremo que acompaña al cambio climático. Demasiado calor, como ha experimentado California con las recientes olas de calor, puede dar lugar a vinos discordantes parecidos a mermelada que tienen un alto contenido de alcohol y azúcar y carecen de acidez.

Los enrejados de posición de brote vertical, o VSP, son sistemas utilizados tradicionalmente donde los brotes de vid se entrenan para crecer en filas verticales y estrechas con la fruta creciendo más cerca del suelo, lo que permite una mayor exposición a la luz solar. El estudio encontró que estos sistemas son perjudiciales para las uvas.

«Estamos descubriendo que no hay escasez de radiación solar en California. Durante estas olas de calor , estos enrejados VSP brindan protección cero», dijo el autor principal Kaan Kurtural, profesor de viticultura y enología y especialista en extensión en UC Davis. «Debido a que la fruta está cerca del suelo, también se refleja el calor en el dosel y los racimos».

Kurtural dijo que los enrejados de VSP tienen una mayor probabilidad de producir menos uvas, con una mayor probabilidad de bayas quemadas por el sol y de mal color.

Proteger las uvas de vino del calor

El estudio encuentra que los sistemas de enrejado de alambre alto único permiten que las hojas de la vid den sombra a las uvas. Estos enrejados, que miden alrededor de 5 1/2 pies de altura, también reducen la radiación solar directa. El estudio encuentra que la luz solar reducida no afectó el color o la calidad de las uvas.

«Terminamos con casi el doble de la cantidad de antocianinas en la piel de las bayas debido a la falta de degradación por el calor del sol de verano», dijo Kurtural. Las antocianinas son sustancias químicas de la planta que dan color a las uvas rojas y protegen contra los rayos UV. «El efecto es similar al de una buena tela de sombra, pero más económico. Los sistemas de alambre alto también facilitan la cosecha de uvas con máquinas, lo que puede ahorrar costos de mano de obra».

El estudio, que examinó seis tipos diferentes de sistemas de enrejado y tres cantidades de riego diferentes, también encontró que los enrejados de VSP requerían la mayor cantidad de agua.

«Descubrimos que con los sistemas de enrejado de alambre alto único, los productores obtienen un rendimiento más comercial por la cantidad de agua que tendrían que aplicar porque el sistema tiene la relación ideal entre el área de la hoja y la fruta», dijo Kurtural.

Kurtural dijo que los productores podrían cambiar fácilmente a estos sistemas de espaldera de alambre alto sin tener que volver a plantar un viñedo completo. La conversión puede tardar unos 18 meses.

«Esta parece una excelente manera de avanzar hacia el próximo siglo de cultivo de uvas«, dijo Kurtural.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Estadísticas de la web

27.684.729 Lecturas