Tradiciones a punto de desaparecer como la injerta de la vid tradicional

Tradiciones a punto de desaparecer como la injerta de la vid tradicional

Suso Fernández, en el proceso de recogida de injertos con la ayuda de Félix Nogueira

Suso Fernández, en el proceso de recogida de injertos con la ayuda de Félix Nogueira

Tradiciones a punto de desaparecer como la injerta de la vid tradicional. Jesús Fernández Macías (Suso) es un viticultor de A Rúa (Valdeorras) que sigue realizando la injerta de la vid tradicional, a mano, para hacer injertos de todo tipo de variedades que, precisamente estos días,  ya está arrancando para la replantación de sus  viñedos.

Esta labor del campo artesanal que casi ya nadie realiza (teniendo en cuenta que el proceso se ha mecanizado en los viveros) la heredó de su padre, Adolfo Fernández, que en el pasado se dedicaba a ello para la venta de injertos contando con una clientela con una antigüedad de más de 50 años. “Yo aprendí de él, desde que era pequeño. Ahora, lo hago sólo para uso propio, para mis viñedos”, nos comenta.

Suso Fernández

Suso Fernández cuenta que el proceso de la injerta ‘es duro pues es todo a mano. Hay que cavar la tierra para recoger los injertos’, explica, siguiendo así al dedillo  la tradición.  No emplea máquinas, ni siquiera la ya tan extendida parafina (esta última se emplea para las sellar las “heridas” de la injerta, de modo que no le entre aire). ‘Hoy en día hay viveros muy profesionales con personal  que arranca los injertos con máquinas, están preparados y con medios específicos. Pero a mí me sigue gustando hacerlo a mano y sin parafina’, expone.

Este viticultor de A Rúa  continúa realizando esta labor del campo por amor a la tradición y, prácticamente, como una afición pues emplea los injertos para autoabastecerse, es decir para la replantación de sus viñedos, además de regalarlos a familiares y amigos.

‘Antiguamente se hacían para vender, principalmente en las ferias. Hoy en día ya quedan muy pocos que hacen todo el proceso a mano pues se ha mecanizado y muchos de los injertos vienen de Italia, Valencia etc. Yo lo hago para conservar una tradición que se perderá, o que ya murió,  pues ya no hay prácticamente quien lo haga a mano pues ya no es rentable’, dice Suso Fernández.

Este viticultor se afana estos días en la recogida de los injertos con la ayuda de un vecino, Félix Nogueira. ‘Los injertos son autóctonos, godello, treixadura, torrontés, mencía, entre otras muchas variedades’, detalla.

Labor de recogida

Tradiciones a punto de desaparecer como la injerta de la vid tradicional

Cuenta que el proceso de injerta consiste en ‘injertar el patrón, es decir la variedad que se desee ya sea godello, mencía u otras, en el bravo’.  Consiste en unir las dos púas o la inserción de una en otra (patrón-bravo).  Pasados unos meses, se recogen de la tierra y se realiza una selección para descartar los  injertos que no sirven. Y a continuación ya se replantan en los viñedos.

Un reportaje realizado en colaboración con nuestros compañeros de Creandotuprovincia.es

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*