Tipos de vino tinto en España

vinos más caros de España

Tipos de vino tinto en España

Tipos de vino tinto en España

Hoy al hablar de tipos de vino tinto en España, no nos vamos a referir si es con o sin crianza, y en caso de ser con crianza que tipos de esta hay. Vamos a centrarnos en otro aspecto que yo creo que es la tendencia para este año dentro no solo de los vinos tintos, sino también de los blancos y de cualquier tipo de vino en general. Y nos referimos a los tipos de vino tinto en función de las uvas con las que se elaboran.

Podríamos elaborar un largo listado de vinos tintos, tanto con varietales autóctonas españolas (de las diferentes zonas vitivinícolas del país, Listán Negro, Caiño, Merenzao, …), como con varietales tintas foráneas que se cultivan aquí (Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Petit Verdot, …). Pero seamos sinceros, casi un 90% de los vinos tintos en España se elaboran con unas pocas varietales tintas, unas ampliamente extendidas por casi todo el país, como es el caso de la Tempranillo, y otras ubicadas en zonas geográficas más determinadas como la Bobal (zona Utiel-Requena y Levante), la Mencía (zona leonesa del Bierzo y Galicia), la Garnacha (que en sus diferentes variantes la encontramos en medio país, pero con mucha presencia en Cataluña y Aragón) o la Monastrell (uva de zonas mediterráneas muy prolífera por ejemplo en la zona de Jumilla).

Vamos por lo tanto a ver cuáles son los tipos de vino tinto en España en función de la varietal o uva con la que se elabora. No tendremos en cuenta en esta clasificación de uvas autóctonas las combinaciones de uvas tintas en el coupage, solo los monovarietales.

Tempranillo, Rioja

Vinos elaborados con Tempranillo

Varietal que se cultiva prácticamente en toda España, con lo cual os podéis imaginar que cada zona, con su clima y sus suelos, dará lugar a uvas de diferentes características.

Además hablamos de la uva más cultivada en España (adelantando no hace mucho a la blanca Airén), con lo cual los vinos tendrán diferentes formas de elaboración y peculiaridades.

Los Tempranillo jóvenes o sin crianza, los solemos encontrar más por zonas como La Mancha, Manchuela o Valdepeñas por ejemplo.

Lo cierto es que es una uva que se da más en vinos con crianza, ya sean ‘robles’, ‘crianzas’, ‘reservas’ o ‘grandes reservas’.

Rioja se centra en los de más de 12 meses, o sea, Crianzas, Reserva y Grandes Reservas. Ribera del Duero se centra en Robles, Crianzas y Reservas. Toro o Extremadura y en general toda Castilla y León suelen ir a vinos de crianza (alrededor de los 12 meses en barricas). Aun no hace mucho que catamos un Tempranillo monovarietal de la zona de Tarragona.

Los vinos elaborados con Tempranillo suelen ser vinos jugosos y picantes con paso carnoso por boca.

Vinos elaborados con Garnacha

Puede que sea la segunda varietal que más vinos tintos elabora. En esta uva si que hay gran diferencia entre los vinos jóvenes y los crianzas, que son lo que más suelen elaborarse. Además existen muchas zonas donde hay viñas muy antiguas de Garnacha, con lo cual los vinos son realmente espectaculares y no se parecen a otros en nada.

¿Dónde podemos encontrarnos con este tipo de vinos tintos? Pues os váis a sorprender. Aragón es una zona importante, tanto en sus cuatro DOs Calatayud, Somontano, Cariñena y Campo de Borja, como en sus otras 5 Marcas IGP. En Catalunya en prácticamente todas las denominaciones hay Garnacha Priorat, Montsant, Penedès,… son solo algunos ejemplos.

Navarra y Rioja, así como algo menos La Mancha, también emplean la Garnacha para la elaboración de vinos jóvenes y, como no, rosados.

La zona de Sierra de Gredos, la zona de Cebreros (en Ávila), son muy ‘garnacheras’ también. Vinos de Madrid y Méntrida, son zonas que últimamente también se han lanzado mucho a esta uva.

Si hablamos de la Garnacha Tintorera, ampliaríamos el mapa a muchísimas zonas más como Galicia, Bierzo, Jumilla,…

¿Qué caracteriza a estos vinos tintos?

Los vinos jóvenes son de estilo fresco y jugoso como una presencia de la fruta dulce roja. Notas de cata a fresa, rojo de rubíes, pomelo, hibisco y té negro.

Los vinos con crianza o de viñas viejas  tienen más toques a ciruelas dulces, color rojo regaliz y mineralidad. Son vinos complejos con alto contenido en taninos y sabores de frambuesa oscuros.

Garnacha, Priorat

Vinos elaborados con Monastrell

Su producción se centra en zonas próximas al Mediterráneo, pero con una diferencia, y es que cada zona tiene sus peculiaridades que permite disfrutar de muy variado tipo de vino tinto en España con la misma uva.

Jumilla es el epicentro de esta varietal. Zonas próximas como Alicante, Bullas, Yecla, Valencia o Utiel-Requena, también son dadas a elaborar vinos tintos monovarietales Monastrell.

Si catas vinos elaborados con esta varietal, aparecen toques a salsa de frambuesa, chocolate, tierra y humo. Los vinos son intensamente vivos, con alto tanino, frutas negras y sabores de pimienta negra.

Muchos, y no solo en España, creen que la Monastrell es una uva francesa que vino a españa y es justamente lo contrario, es una uva autóctona nuestra que se la llevaron viticultores franceses y la expandieron luego por medio mundo.

Vinos elaborados con Mencía

Una de las uvas tintas que empezó a darse a conocer a finales del siglo pasado en vinos embotellados ya que antes llevaba décadas destinada a vino a granel.

Uva que se centra principalmente en dos zonas. Por un lado en la comarca leonesa de El Bierzo. Por otro en 3 de las denominaciones de origen gallegas, las que se ubican en la provincia de Ourense (próxima al Bierzo). Estas serían Valdeorras, Ribeira Sacra, Monterrei. Poco la encontramos fuera de este ámbito, aunque ya hemos catado algún mencía elaborado en zos zonas realmente curiosa como son Ribeiro y Toro. Son experimentos que realizan algunas bodegas con uvas foráneas y, sobre todo, experimentos por el cambio climático.

Vinos eminentemente frescos, con predominio de la fruta roja, gran cantidad de acidez, que nos da vivacidad en su cata.

Realmente los vinos tintos Mencía son de cuerpo medio único y muchos la han comparado a las uvas de los Grand Cru de Borgoña, debido a sus “capas de frutos rojos, aromas florales y taninos boca de secado moderados”.

Admiten una muy buena crianza, predominando en estas zonas dos tipos como son los jóvenes y los crianzas (entre robles y crianzas puros).

Vinos elaborados con Bobal

Utiel-Requena puede que sea el epicentro de los vinos elaborados con la Bobal. Alrededor de esta zona hay diferentes denominaciones de origen que también elaboran vinos monovarietales con esta uva. Una zona por ejemplo que la emplea mucho es la Manchuela.

Estos vinos nos dejan en su cata notas a cereza negra, hierbas verdes secas, violeta y cacao en polvo.

Si los ves en copa parada te sorprenden y, a nosotros nos encantan, ya que ves vinos con profundo un color púrpura opaco, altos taninos y aromas de frutas negras.

Otros tipos de vino tinto en España

A mayores destacaríamos otras varietales autóctonas tintas con las que se están elaborando vinos monovarietales, pero aun la producción a nivel global no es tan amplia como las de las varietales anteriores. Listán Negro por ejemplo en Canarias, está dando vinos espectaculares. La Caiño, Bastardo, Sousón o Merenzao, que la encontramos en Galicia, incluso en la denominación Rías Baixas, dan vinos muy diferentes dependiendo de la zona, con unos tintos en Rías Baixas eminentemente frescos y competencia de los Albariños.

La Tinta de Toro, eminentemente se circunscribe a esta denominación. Vinos con gran personalidad y carácter.

La DO León es el epicentro de la Prieto Picudo, una uva realmente compleja con climatología muy complicada que se está especializando sobre todo en vinos rosados con mucho carácter.

Por último destacar también autóctonas de Cataluña o de las Islas Baleares, que dan vinos muy mediterráneos en claro apogeo últimamente. Callet o Mantonegro son otros ejemplos.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker