¿A qué temperatura se sirven los vinos blancos?

vinos más caros de España

¿A qué temperatura se sirven los vinos blancos?

Temperatura para servir los vinos blancos

Las dudas que ocurren con los tintos y que os hemos comentado ocurren también con las temperatura para servir los vinos blancos.

Cierto es que, por norma general, se deben servir a temperaturas más bajas que los vinos tintos, pero dependiendo del tipo de vino, de su elaboración o crianza y de la uva con la que esté hecho, las franjas de temperatura oscilarán.

Lo mismo que hicimos al daros unos tips o consejos de a qué temperatura servir los vinos tintos, lo vamos a hacer en este caso con los vinos blancos. Pero en este caso debemos de realizar una separación inicial, ya que podemos hablar de vinos blancos tranquilos, la inmensa mayoría, y de vinos espumosos blancos, vinos que ya por su elaboración condicionan y mucho a la temperatura a la que deben ser servidos de forma óptima.

Vinos Blancos Espumosos

Cuando hablamos de vinos blancos espumosos, la franja de temperatura se sitúa entre los 6º y los 10º. Hay que tener en cuenta que los Champagnes, Proseccos o Cavas pueden elaborarse de diferentes formas, estilos (sobre todo hablamos en términos de porcentaje de azúcar como secos, semiseco, brut, extrabrut,…), así como contar con diferentes uvas en su elaboración. De ahí la amplitud de temperatura a la que se pueden servir. Espumosos frescos, sin mucha o nula crianza, con uvas blancas ligeras y sin mucha presencia de azúcar, tienden a servirse mejor en temperaturas cercanas a los 6 grados. Por lo contrario, los vinos espumosos blancos con crianza larga, y varietales potentes como por ejemplo la Chardonnay, tienden a servirse en temperaturas más próximas a los 10º.

Temperatura para servir los vinos blancos (2)

Vinos Blancos Tranquilos

Pero vamos a ocuparnos ahora de la temperatura para servir los vinos blancos tranquilos, los que más abundan en cualquier lugar.

La horquilla de temperaturas a las que se deben servir estos vinos blancos se mueve entre los 7º y los 13º lo que indica que hay un gran abanico de temperaturas óptimas que varían en función del tipo de vino que tenemos delante en nuestra copa.

Como en el caso de los vinos tintos, nuestra primera clasificación la realizamos en función de la crianza que hayan tenido. Si hablamos de vinos jóvenes, sin crianza de ningún tipo, las temperaturas óptimas se moverán entre los 7º y los 10º. Por lo contrario, si hablamos de vinos blancos con crianza de algún tipo, principalmente en barricas de madera, la mejor temperatura se moverá entre los 10º y los º13º. Dentro de ambas franjas de temperatura hay que tener lógicamente ne cuenta el tipo de uva empleada en su elaboración.

También en las botellas de este tipo de vinos es cada vez más frecuente encontrarnos en las etiquetas la temperatura para servir los vinos blancos óptima en función de cada vino.

Temperatura para servir los vinos blancos (2)

Aquellas varietales en las que la carga frutal, la frescura y la acidez sean sus características principales, deben de tener mucho cuidado con la temperatura a la que se sirven los vinos, ya que a menor temperatura por ejemplo, la acidez se percibe más, pero eso no tiene porque ser malo ya que en ocasiones es lo que le da viveza al vino. Vinos elaborados con la Sauvignon Blanc o la Pinot Grigio, pueden servirse a temperaturas óptimas cercanas a los 7º, pero si queremos sacarle todos los aromas primarios de la fruta,  puede que será mejor servirlos a algo más de temperatura como a 9º o 10º, nunca pasarse de este límite.  En España, vinos como los Albariños se encuentran entre los vinos similares a los indicados anteriormente. La temperatura va subiendo hasta los 10º como máximo si algunos de estos vinos han tenido crianza de algún tipo, sobre sus lías, en barrica, en ánforas de barro, fudres, …

Los aportes de la crianza dan complejidad al vino y necesita atemperarse para poder sacarlos en la cata.

Varietales como la Chardonnay, la Viognier o incluso la Garnacha Blanca, son uvas blancas que dan vinos más proclives a que tengan algún tipo de crianza. Si unimos la complejidad de estas varietales al hecho de que tengan crianza, la horquilla ideal de temperatura para servir vinos blancos de esta elaboración se eleva a entre los 10º y 13 º indicados antes.

La Treixadura, típica de los vinos del Ribeiro, por ejemplo, tiene una mayor potencia aromática que se percibe a temperaturas más elevadas que debería de tener cualquier vino joven sin crianza. Un vino joven de estas características se iría más a la franja de los 10º. Si le añadimos crianza de cualquier tipo, podríamos llegar incluso a temperaturas de 13º (que supondría el servirlos con más temperatura que algunos vinos tintos).

Varietales como la Verdejo o la Viura, complejas y con gran aporte de acidez, deben servirse a una temperatura próxima a los 7º e ir aumentando esta en función de la crianza que tenga el vino.

Temperatura para servir los vinos blancos (3)

Vinos Blancos Dulces, Semidulces y Fortificados

Los vinos de estas características tiene una gran potencia aromática, además de que suelen de ser de crianzas largas. Por ese motivo se sitúan en la franja más alta de la horquilla de temperaturas.

Como podéis ver, la temperatura para servir los vinos blancos depende mucho del tipo de vino que tengamos delante.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.