Síntomas de la oxidación en el vino

Síntomas de la oxidación en el vino

Síntomas de la oxidación en el vino

Síntomas de la oxidación en el vino, algo que sin duda preocupa tanto a los productores como a los consumidores de vino. primero veamos lo que se entiende por oxidación. El vino no deja de ser un producto derivado de la fruta con lo cual, perecedero. La reacción que tienen algunos componentes del vino cuando entran en contacto con el oxígeno que lo perjudican y pierden propiedades es lo que se denomina como oxidación en el vino.

Lógicamente la entrada de oxígeno en una botella de vino dependerá del cierre que tenga, corcho, rosca o sintético. Pero la oxidación también puede producirse en otras fases de su elaboración, no solo a la hora de su cerrado.

No obstante, cualquiera de estos cierres indicados, puede contribuir a darle a un vino aromas y sabores que lo perjudiquen, con lo cual nada es fiable en este sentido al 100%.

Además, el envejecimiento que experimenta algún vino en la botella que hace que mejore con el paso del tiempo, es debido a la entrada de unas cantidades insignificantes de oxígeno a través de su tapón. El problema está cuando esta cantidad supera determinados niveles.

¿Cómo saber si tenemos delante un vino oxidado?

No todo el mundo sabe de este tema al no ser bebedor habitual, pero es bueno saber que hay una serie de signos sensoriales de la oxidación del vino. Dependerán de cada tipo de vino que tengamos delante.

El color por ejemplo. Los vinos blancos tienden a volverse dorados. Mientras, los vinos tintos tienden a coger un color tirando a ladrillo, incluso a marrón. Esos colores nos son indicativo de la buena salud de nuestro vino.

El aroma. Los vinos blancos suelen lo que se llama ‘asidrarse’, es decir, cogen cierto sabor a sidra de manzana. Los tintos, por lo contrario, cogen aromas a fruta que se enfría, en el sentido de aquellas frutas que para poder comerlas hay que bajarles la temperatura.

El paladar. En este caso ambos tipos de vinos coinciden bastante. Una oxidación en nuestro vino dejan sabores secos y amargos.

En el paladar. Las características secas y amargas dominan a un vino oxidado.

¿Dónde se puede producir la oxidación?

Ya os comentaba que no solo se puede producir la oxidación en el cierre. Se puede producir en otros momentos.

En el viñedo, la falta de nitrógeno en las vides promueve la oxidación.

En la bodega, las malas técnicas de trituración y fermentación de las uvas pueden causar la “oxidación prematura”, un término atribuido a una avalancha de vinos oxidados producidos en la famosa región de Borgoña en Francia en los últimos años. El exceso de oxígeno durante estos procesos puede condenar a un buen vino antes de embotellarlo.

Almacenamiento del vino en barricas de maderas porosas, facilita la oxidación.

El bombear el vino a las botellas en su llenado puede provocar oxidación.

No es tan importante en algunos casos ya que los enólogos recurren a incluir determinados sulfitos para evitar este proceso.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción