Guía Online de Vinos

¿Por qué el sector del vino se hunde en España por el confinamiento?

Puntos sobrelias

sector del vino se hunde en España

¿Por qué el sector del vino se hunde en España por el confinamiento?

¿Por qué el sector del vino se hunde en España por el confinamiento? Una pregunta que muchos se hacen y que tiene una muy sencilla respuesta global y muchas ramificaciones.

La respuesta principal es la enorme dependencia que tiene del sector restauración y hostelero el conjunto de las bodegas españolas.

Las bodegas de cierto nivel o prestigio, se apoyan en los restaurantes, mientas que las bodegas de vinos ‘baratos’ para el copeteo se apoyan en el enorme número de bares que hay en España. Si estos cierran, las bodegas cierran.

Pues, por increible que parezca, vamos a poner ejemplos de que esto solo pasa aquí.

El reciente Informe de Impacto Covid-19 de EE.UU. indica que el consumo de vino en 2020 se mantendrá plano, sin caídas ni subidas, ya que el 29% de caída en volumen por el cierre de establecimientos hosteleros, ha sido sustituido por el incremento en las ventas online y de otros canales DtC (Direc tto Client, como es la venta telefónica).

Pero para que veáis que no es un ejemplo puntual. Los consumidores de vino en Suecia, Holanda y Alemania han tomado el confinamiento por el virus con calma, lo que ha hecho que la disminución en volumen en consumo del vino se minimizase. En estos tres países, el número de bares es sustancialmente menor que en España. Además, lo curioso, es que los tres tienen un consumo medio anual de litro de vino por habitante mayor que el que tenemos aquí. O sea, que de promedio beben más vino que nosotros y teniendo infinitamente menos bares.

Pero a esto se le une un hecho muy interesante y es el de que en estos países, el cierre de los establecimientos hosteleros y de restauración ha sido menos en número de días que el experimentado en España. ¿Por qué? Yo creo que influye mucho nuestro concepto de socializar en los bares frente al de los ciudadanos de estos países. Creo que, aunque inicialmente entremos españoles, alemanes, … en un bar, el respeto por las normas de distanciamiento que tenemos nosotros está a años luz del que hay en otros países. Es nuestro ADN.

Si unimos la enorme dependencia que tenemos del número de establecimientos a nuestra forma de ser o comportarnos en los bares, lo lógico es que sea algo negativo para el sector del vino en España.

Cuando decimos ‘vamos a tomar un vino’, los españoles lo identificamos en un 99% con ‘salir de bares’. Otro 1% es abrir una botella de nuestro vino favorito en casa. En estos países, son muchos los bebedores de vino que se abren una botella en su casa para tomarse una o dos copas mientras preparan la cena o la comida o bien porque tienen visitas. Nuestra cultura se asocia directamente a ir a los bares mientras que la de otros países no.

Por esto, la principal causa del hundimiento del sector del vino en España es la enorme dependencia de la hostelería y restauración. Tras la crisis financiera de principios de la década, el sector del vino en España, léase bodegas, ¿han hecho algo para cambiar esta dependencia buscando canales o formas alternativas de llegar a los bebedores de vino? Pues ‘como que no’.

De aquellos ‘polvos ahora tenemos estos lodos’. La pregunta realmente importante es,¿seguirá el sector del vino (bodegas) fomentando esta dependencia? Todo lo que hemos visto tras el levantamiento paulatino del confinamiento hace creer que sí. Esto demuestra que el hombre es capaz de tropezar dos, tres, … y muchísimas veces en la misma piedra.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción