La Sambuca

Sambuca

Sambuca

La Sambuca es natural de Lacio, en Italia. Es un licor de anís, dulce y fuerte.

Con una considerable presencia en todo Italia, también está presente en Europa y en América. También se conoce como “Sambuchina”. El anís es una bebida espirituosa de alta graduación que recibe el nombre de la planta con la que se realiza; Pimpinella anisum, en castellano…. anís.

“Sambuco” significa “saúco” que es el arbusto conocido como Sambucus nigra.

Para obtener el permiso y la denominación de venta se exige que sea hecho con anís, estrellado o verde, incluso se puede acompañar de hierbas aromáticas, sin exigir la presencia de saúco en el licor. Estas son las normas de la legislación comunitaria.

O sea, que siendo un licor de saúco, este pueda estar ausente. De hecho no lo contiene. La “sambuca” es un derivado del “sambuco”. La elaboración se realiza con su derivado y no con él. Controversias de la historia de los licores; otra curiosidad más.

Gordon Brown expuso en su día otra etimología sin ser filólogo que no lo es, pero sí es un gran experto en el mundo de los licores. Dijo que se deriva del “zambur”, que a su vez se deriva del “zummu”, que es una bebida árabe y que proviene su existencia de la conquista de Sicilia.

Existen cuatro marcas muy conocidas de sambuca que son Ramazzotti, Molinari, Romana y Vaccari. La manera más típica de servirlo es flambear con granos de café. Si se toma sin flambear, el café no llega a impregnar el líquido, no estaría ni tan concentrado ni tan complejo

Cierto es que hay sambuca en el mercado embotellada ya que vienen con la infusión del café, como por ejemplo la marca conocida y muy utilizada en Italia, la Opal Nera. Se dice que pudo ser el café quien acabó sustituyendo al saúco. Así se explicaría la conexión de la sambuca con el saúco. Pero esa versión aunque suene extraña, habría que corroborarla, lo cual no es nada fácil pero podría ser interesante tema a tratar con buenos expertos en la materia.

PREPARACIÓN

La base de la sambuca está constituida por aceites esenciales obtenidos por la destilación al vapor de semillas de anís estrellado, lo cual aporta un fuerte licores anís, Double en el alcohol en estado puro, a lo que se añade una disolución concentrada de azúcar y otros aromas naturales.

HISTORIA

Por el puerto de Civitavecchia “una ciudad romana en la región de Lazio, a 80 kilómetros de Roma”, llegaba una bebida a base de anís, procedente de Oriente.

Antes de la llegada de este anís de Oriente en Civitavecchia, cuenta la historia que ya se elaboraba la sambuca. La primera comercialización de este licor fue a finales del Siglo XIX por Luigi Mando, autor de “Sambuca Manzi”, seguida de esta nació terminada la guerra en el 1945 la “Sambuca Extra Molinari” por iniciativa del Comendador Angelo Molinari.

CÓMO TOMARLA

PURA. La sambuca pura, se suele tomar después del café. Se le puede añadir un par de granos de café, lo cual por efecto visión se le denomina “mosca”, por su parecido, de esta manera se realiza el gusto al masticarla mientras se bebe, pues lógicamente está impregnada de dicho licor.

CON HIELO. Al acompañarla de hielo, con la “mosca” el grano de café, es una de las maneras más comunes de consumirla, además de refrescar, se aprecian muy bien sus aromas, ahí entramos en la controversia generada por muchos amantes de este licor, si se ha de atar con o sin hielo. Cierto es que resta muy agradable.

AÑADIDA AL CAFÉ. Complementar como añadido al café. El gusto dulce de la sambuca, al mismo tiempo fuerte, compagina muy bien con el aroma del café.

CON AGUA. Con agua fría, es una bebida refrescante que quita la sed, apropiada para los días de mucho calor. Y que además por lo visto marida muy bien con los platos elaborados a base de pescado.

FLAMBEADA. En un vaso estrecho “el de tubo de toda la vida”, se enciende la sambuca en la superficie, se tapa el vaso con la palma de la mano, y agitar el vaso un poco mientras se queda pegado a la palma de la mano. Retiramos la mano, inhalamos su aroma, y se bebe de un trago. De manera tradicional se añaden 7 granos de café para aromatizar la sambuca, en representación de las 7 colinas de Roma

La sambuca es otro licor más de anís que se extiende por todo el Mediterráneo, como otros muchos como el Ouzo en Grecia, el Pastos en Francia, el Anís en España, el Raki en Turquía, el Arak en Oriente Medio y el Tutone en Sicilia.

Víctor Rivas Estefanía

Víctor Rivas Estefanía. Autor del libro '5107 Uvas de vino. Sinónimos y cruces'. Amante del vino y la buena gastronomía.