Sabiendo algo más sobre la Absenta

Sabiendo algo más sobre la Absenta

Sabiendo algo más sobre la Absenta, o también conocida como absinthe o ajenjo, Fée Verte (el hada verde ó diablo verde).

Es una bebida alcohólica amarga con toques herbáceos, debido a la Artemisia Adsinthiun y con un suave toque anisado. Al añadir agua fría y azúcar se produce un proceso de transformación al que se denomina esencia lechosa (louche).

Parece ser que es originaria de Suiza, dónde era N elixir, pero es en Francia donde se dió a conocer, gracias a los artistas y escritores que lo consumían en París y data de últimos del siglo XIX, cuando se puso de moda su consumo hasta su prohibición en 1915. No se sabe cuántas marcas había en el mercado pero la más conocida era Pernod, Fila, un símbolo de calidad en la época de la Belle Époque.

Dentro de la etimología de las palabras que se derivan de la Absenta al ajenjo, indistintamente se pueden referirse a la bebida o a la planta. Ajenjo mayor como Artemisia Absinthiun, y el ajenjo menor o póntico Artemisia Póntica. Sinónima en latín de absinthiun y del griego apsinthiun; que significa “no bebible”.

La composición principal de esta planta es el ajenjo mayor, anís e hinojo, mezcla a la que se la denomina “Santísima Trinidad”.
Luego en menor medida se elabora también de otra forma o gusto con plantas como pequeña artemisa, hisopo y melisa. También hay recetas en las que también se le añade cilantro, verónica, nuez moscada, hijas de enebro, hojas de dictammus, regaliz y alguna hierba silvestre.

En su elaboración, la maceración de la Artemisia absinthiun sin destilación, queda de sabor amargo por la presencia de la absintina, poco soluble en agua.

Las recetas más antiguas llaman a la destilación, después de la primera fermentación y antes de la maceración.La destilación del ajenjo, anís e hinojo salen del alambique con 72 % de alcohol.

Debido a los colorantes añadidos puede ser de color azul, blanco o verde, este último por la clorofila del propio ajenjo, añadido después de haber sido destilado. Y se reduce con agua para bajar el grado alcohólico.

La clorofila mencionada con la luz cambia de color, verde esmeralda, amarillo verdoso, marrón, habiendo también una absenta vintage de color ámbar por la luz y el envejecimiento.

Las variantes no tradicionales se hacen mezclando en frío hierbas y esencias con alcohol, se le concede como mezcla de aceites, y es de inferior calidad que el auténtico que se elabora con botánicos naturales frescos, por el proceso de elaboración tradicional. Por este último método, el tradicional, el alcohol en botella supera los 55º y puede llegar a los 80 grados, habiendo alguna excepción de 45 de mínima y de 89,9 de máxima graduación alcohólica.

Cómo tomarla

Por tan alto alcohol y por las hierbas que la componen, no se toma directamente, sino que conlleva un ritual, en el cual si era muy alcohólico se diluía con un poco de agua.

Antiguamente había cinco grados de absenta dependiendo de su calidad: ordinaire 45 %, demi fine y fine 55 %, supériore y Suise entre 65 y 72 %. También había falsificaciónes de este licor al que le añadían cobre, zinc o índigo, para aportar un color verde y sabores parecidos a los suyos.

El ritual del trago: Copa de cristal con una cuchara, perforada – tipo coctelería – en la cual en la parte superior se ponía un terrón de azúcar. Se usa agua fría para rebajar la mezcla, entre 1/3 y 1/5 parte. El agua se añade lentamente por encima del azúcar, así mientras se sirve y se mezcla adquiere un color muy similar al de la leche, llamado en Francia louche, turbio traducido al Castellano. Por su puesto se toma sin prisa.

Hay otra variante que es calentar el azúcar, provocando así su caramelización y añadir después el agua, para obtener la mezcla.

Su fama y adeptos

Debido a la fama del absenta, sobre todo en París, en bastantes bares pusieron en algunas mesas un jarra de agua fría, con unos grifos para que cada uno añadieron la cantidad de agua a su gusto.

Hay incertidumbre sobre el origen de esta bebida, según cuenta la historia fue un doctor francés que vivía en Couvert, Suiza, llamado Pierre Ordinaire en 1792. Las monjas de un convento en dicho pueblo lo dieron a conocer pues ellas lo tomaban como elixir.

El Mayor Dubied, fue el primero que se hizo con la receta procedente de las monjas y en el 1797 su hijo Marcelino y su hijo político Henrry-Louis, abrieron la primera destilería de absenta, Dubied Père etc Fila en Couvert. Debido a su aceptación y auge en el 1805 abrieron la segunda en Portarlier, con el nombre de Maison Pernod Fila.

Tal fue la aceptación que en 1840 lo tomaban las tropas francesas como antitérmico, es decir para bajar la fiebre.

En los cabarets, a partir de las 5 de la mañana, hacían “la hora verde” siendo apto sobre todo para bohemios. Y en el 1880 era tal la demanda que el precio se disparó. Aún así, a principios del Siglo XX, en Francia se consumieron 36 millones de litros de este preciado licor.

El descontrol y el alcoholismo que provocó en todo Europa, hizo que en Francia se llegara a prohibir debido a las alucinaciones y demencia ocasionadas.

Muchos artistas y literatos como Oscar Wilde, Baudelaire, Picasso, Hemingway, Strindberg, Verlaine, Van Gogh, Manera, Degas, Álvares de Azevedo, Pessoa, Rimbaud,…., consumían absenta porque les inducía a la inspiración artística. Hay un mito que dice que Van Gogh se cortó el lóbulo la oreja, bajo los efectos de la absenta y se lo dió a una joven prostituta.

Muchos actores y actrices también consumían este elixir. En Moulin Rouge, Nikole Kidman, alucinaba con un hada verde. Susan Sarandon compartía tragos con el protagonista de la película Alfie.

En cuanto al mundo de la música Marilyn Manson, más de una vez se tomaba una botella entera para la realización de sus discos. Y hay que recalcar que tenía su propia marca, Mansinthe.

El grupo punk The Hits en su álbum Frenching The Bully 1992 tiene una canción llamada Absynthe, es decir Absenta.
Kasabian, hizo una canción llamada La Frée Verte, El Hada Verde, en su disco Velocirraptor y la letra describe metáforas de los efectos psicodélicos de esta bebida.

Víctor Rivas Estefanía
+ posts

Víctor Rivas Estefanía. Autor del libro '5107 Uvas de vino. Sinónimos y cruces'. Amante del vino y la buena gastronomía.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.