Saber reconocer y recordar el aroma de un vino no significa saber describirlo

 4,467 Lecturas

reconocer y recordar el aroma de un vino

Saber reconocer y recordar el aroma de un vino no significa saber describirlo

Saber reconocer y recordar el aroma de un vino no significa saber describirlo según un reciente estudio elaborado por cuatro investigadores de las universidades de Holanda y Suecia (Universidades de Utrecht y Radboud y del Karolinska Institutet) en base a una muestra de 194 personas, entre las que se incluían 90 expertos en vino. Un estudio llevado a cabo por Ilja Croijmans, comisaria del proyecto junto con Artin Arshamian, Laura Speed Y Asifa Majid, en PsyPost.org, una revista online especializada en psicología y neurociencia.

El reconocimiento de los olores del vino por parte de los expertos en vino no está mediado verbalmente. Inicialmente participaron 48 participantes, la mitad de los cuales eran expertos en vino (enólogos, sumilleres y productores) y la otra mitad eran novatos, que olían 24 aromas, no todos relacionados con el vino. A la mitad se le pidió que nombrara el aroma de la manera más rápida y precisa posible, mientras que a la otra mitad se le pidió que permaneciera en silencio. Para probar su memoria, los participantes volvieron a oler los 24 aromas originales junto con la mayor cantidad de olores nuevos y tuvieron que indicar cuál de estos aromas ya se había olido antes. Los investigadores encontraron que los expertos en vino recordaban mejor los aromas del vino que los novatos, pero la capacidad de nombrar tales aromas no tuvo ningún impacto en sus respuestas.

Luego, los investigadores realizaron un segundo experimento con otros 146 participantes, incluidos 66 expertos en vino. Como en el primer estudio, se les pidió que memorizaran 10 aromas relacionados con el vino y 10 aromas comunes. Sin embargo, para interferir con la codificación verbal de los sabores, un número aleatorio de participantes tuvo que recordar una serie de dígitos de memoria mientras participaban en el experimento. Una vez más, ha surgido una mejor memoria de los expertos en vino al reconocer los aromas relacionados con el vino, pero no se ha encontrado evidencia de que nombrar los aromas mejore la memoria. Aunque esto no significa que el idioma no tenga relación con la competencia del vino.

«No encontramos ningún efecto del lenguaje en la memoria, pero probamos una hipótesis muy estrecha: que para el vino la memoria semántica de trabajo es responsable de la memoria a largo plazo», explica, «y es posible que el lenguaje forme el pensamiento de otras formas. Por ejemplo, es difícil idear una forma de entrenar y practicar sin usar el lenguaje. Otra cosa que encontramos es que los expertos en vinos tienen mejor lenguaje y memoria, pero solo para el vino en sí, no para otros olores. Pero no sabemos cuáles son los límites de este efecto”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

28.752.936 Lecturas