Qué es la Ratafía

Qué es la Ratafía

Qué es la Ratafía

La Ratafía es un licor elaborado a partir de la maceración de distintos frutos (nuez verde, piel de limón, guindas, clavel rojo) hierbas (menta) y especias (clavos de olor, nuez moscada, canela, rama de zarza) en un alcohol de base, generalmente aguardiente. Su nombre viene del latín Rata Fiat….”Así sea” pronunciada a la hora de elevar las copas de licor para brindar.

Depende de la zona en cuestión donde se elabore, el método utilizado por el destilador o empresa destiladora, la manera y fórmula puede cambiar.

Se elabora y consume en distintas zonas del Mediterráneo, en España, Italia y Francia mayormente. En nuestro país donde más presencia tiene es en Catalunya y Aragón.

También se conoce bajo los sinónimos de Rataffia, Ratafia, Retacía…. por lo menos en Aragón y se desconoce si tiene más sinónimos.

España

En Catalunya, la Ratafía catalana es una Indicación Geográfica Protegida desde 1989. En las zonas del norte de dicha región es una tradición arraigada de pasar la receta de padres a hijos, celebrar sus ferias anuales para dar a conocer su producto, destacando por importancia la Feria de Besalú, que se hace en el Puente de la Purísima, y la feria de la Ratafía que se viene celebrando desde 1881 en Santa Coloma de Dar en Octubre o la misma fiesta pero realizada en el pueblo de Centellas, donde se hace la fiesta en el primer fin de semana de junio.

También se elabora en otras zonas o regiones catalanas como Empordá, Garrotxa, Pla de l’ Estany, Gironès, la Selva, Ripollès, los Paillars, Alt Urgell, Valles de Segarra y Garrigues. Tanto en Catalunya como Aragón, cualquiera que haya visitado algún amigo o familiar conoce este preciado licor dónde es un licor artesanal casero.

En Aragón, se viene elaborando dicho licor desde el Siglo XVIII, bajo el nombre de Retacia. Donde se elabora todavía en la zona de Campo de Daroca en Zaragoza y de Jiloca en Teruel. Allí se elabora a base de guindas, aguardiente, canela, nuez, rama de zarza y flor de clavel rojo, más las variaciones típicas de cada localidad. Una de las zonas donde más se elabora y de más tradición es Calamocha.

Cientos de familias elaboran en junio miles de litros de esta licor. Cada familia le da su toque personal con su receta, la base es siempre la misma pero se guardan sus ingredientes secretos.

Existe un libro con bastante aceptación en donde se muestra su elaboración que se llama El libro de la Ratafía (Cossetània) de Jaume Fàbregas, quien aporta unas cuantas recetas de este licor.

A finales de junio principios de julio en Santa Coloma de Gramenet en Girona se hace la feria de la Ratafía en la cual a los nuevos elaboradores caseros les dan indicaciones sobre las hierbas, sus aportaciones al licor y demás ingredientes, evento que se realiza desde el año 2000, ” el taller de la Rataffia”

Fuera de España

En Italia se elabora en la zona del Piamonte y de Abruzzo, estando legalmente protegidas como PAT ( Prodotti Agroalimentari Tradicionalista Italiani).

Y en Francia están reconocidas las denominaciones de Ratafía mayormente en las regiones de Borgoña y Champaña.

También se elabora en Suiza, donde se denomina la Ratafía de Barbaracco. Polonia, Lituania, Australia , Bolivia… de hecho en la ciudad italiana de Spilamberto, se celebra todos los meses de junio la Feria de San Juan Bautista desde 1870 en que se divulga y promueve el Novio, primo hermano de la Ratafía.

Historia

Según una leyenda italiana, este licor se empezó a elaborar en el año 1000, siendo su referencia más antigua encontrada y constatada en el 1600 en el Monasterio de Santa María de Andono en Italia.

Tengamos en cuenta que muchísimos alcoholes y destilados que han llegado hasta nuestros días fueron elaborados en monasterios de toda Europa, donde los monjes no paraban de abastecerse de sus componentes para hacer pruebas de elaboración. Encontraron un poderoso alcohol extraído y conservado de los principales activos de las plantas medicinales, como digestivos, aperitivos, licores estomacales y tonificantes entre otros.

La gente cercana a los monasterios intentaba imitarlos pero sin éxito, sólo querían tenerlo por su importancia digestiva o poder invitar a algo a sus visitantes, pero los brebajes que hacían no estaban a la altura y fracasan aunque igual lo guardarán por no tirarlo.
No es solo catalana y en menor medida aragonesa, como se ha mencionado también además de Ia de Andono en Italia,

Víctor Rivas Estefanía
+ posts

Víctor Rivas Estefanía. Autor del libro '5107 Uvas de vino. Sinónimos y cruces'. Amante del vino y la buena gastronomía.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.