Sobrelías Club B2C
Guía Online de Vinos

Conocemos el proyecto Cuentaviñas de la mano de Eduardo Eguren

Sobrelias TV

 8,562 Lecturas

Conocemos el proyecto Cuentaviñas de la mano de Eduardo Eguren

Ganas teníamos de conocer lo que Eduardo Eguren ha comenzado a dar forma en solitario dentro del mundo del vino en la DOCa Rioja, su proyecto ‘Cuentaviñas’.

Quinta generación de una familia de gran reputación a nivel nacional e internacional en el sector vitivinícola como son los Eguren, para los que ha trabajado durante años en bodegas del grupo, como son Sierra Cantabria, Páganos, San Vicente o Teso de la Monja, además de su formación en enología dentro y fuera de nuestro país.

Eduardo nos presenta durante toda una mañana su nuevo proyecto, “Cuentaviñas” que surge en el años 2018, tras la muerte de su abuelo Materno, Félix Ramírez, del cual hereda 3 pequeñas parcelas, de las que hoy nacen sus nuevos vinos. Tres vinos con los que defender, esta vez en solitario, su idea y su apuesta en el mundo del vino. Su mujer, Carlota González, la acompaña en este viaje tan apasionante….. Cuentaviñas.

Cuentaviñas en Rioja

Los 3 viñedos se encuentran repartidos en los diferentes valles de su localidad natal, San Vicente de la Sonsierra, lugar que lo vio crecer, su casa….

Sus vinos en cambio reposan en la localidad de Peciña, pedanía de San Vicente, a los pies de la Sierra de Toloño. Localidad sin apenas habitantes, donde Eduardo decide comenzar su sueño. Antiguo trujal del siglo XVIII, donde reposan sus vinos en barricas de 500 litros, con un precioso calado subterráneo que a futuro será el botellero de la bodega.

De vital importancia para Edu, el viñedo, los suelos la uva. Apenas 1,8 ha en total ocupan esas tres parcelas. Tratadas desde que nuestro protagonista se hizo con ellas de manera muy especial, con mucho cariño.

Viticultura integrada, con el máximo respeto posible con el entorno en los tres viñedos. Utiliza la poda larga, buscando racimos más numerosos y pequeños, menos compactados, y además que actúen de paraguas para proteger a las uvas del exceso de sol, realizando a su vez un importante defoliación muy precoz. Siembra de cereal en la calles, cubiertas vegetales, muy curioso este aspecto, ya que busca recuperar el suelo de esas parcelas, que la composición del mismo sea la ideal, y que la planta se desarrolle y de frutos de la mayor calidad posible, representando su idea y terroir al 100%….Busca con todo esto equilibrar la planta y su producción.

Proyecto Cuentaviñas: Sus tres viñas

Hablemos de sus viñas de forma individual y de los vinos que nacen de las mismas.

Comenzamos por El viñedo de Ribarrey, datado en 1960. Plantación en vaso, de alta densidad, exposición sur-oeste, con suelos arcilloso calcáreos, lleno de sedimentos aluviales, cantos rodados y cuarcitas.

Clima atlántico moderado por la Sierra Cantabria. Tempranillo, Viura, Malvasía y Calagraño son las variedades que conforman el viñedo. De aquí surge Alomado 2018, vendimiado manualmente en cajas de 15 kg. Fermentación en tinas de roble francés a temperaturas muy bajas, durante 23 días, usando levaduras comerciales neutras. Maloláctica en barrica de roble francés usada de 500 litros. 18 meses de crianza en esas mismas barricas, y 3 meses de botella para redondearlo.

La segunda parcela, La Rad, un viñedo en vaso datado en 1970. Tempranillo al 100%. Ubicado en la zona alta de San Vicente de la Sonsierra, a unos 550 metros de altura, con exposición sur-Este y azotada por el viento predominante de la zona, alta densidad de población, clima continental con influencia Atlántica.

Los suelos en este caso, mucho más calizos, llenos de cuarcitas y Yelsones, de ahí surge el nombre de su segundo vino, Un 100% tempranillo vendimiado en pequeñas cajas de 15 kg. Doble mesa de selección (racimos y bayas), fermentación alcohólica y maceración en pequeñas tinas de roble francés, muy lenta, a bajas temperaturas, durante 28 días. Levaduras comerciales neutras. Maloláctica de forma natural, muy tardía, en barricas de 500 litros. Crianza de 18 meses. 3 meses de botella y sale al mercado.

Y por último, la tercera parcela, El Hoyo, viñedo en vaso datado en 1923, ubicado en la zona de las canteras de San Vicente, a 500 metros de altitud, con exposición Sur-Oeste. En este caso los suelos son de arenisca, con gran cantidad de ferritas (óxido ferrosos). Clima similar a las viñas anteriores.

En esta viña es de vital importancia la cubierta vegetal. Para equilibrar el terreno, y que este drene el agua de las lluvias, evitando así las correderas o riadas de agua durante las posibles tormentas. De esta viña nace su buque insignia, en mi opinión, su vino más serio. El Tiznado 2018 , haciendo referencia al color rojizo del suelo donde crecen sus uvas. Proceso de vendimia similar al anterior. Fermentación y maceración a temperaturas bajas durante 21 días en tinas de roble Francés. Levaduras comerciales neutras. Maloláctica en roble francés nuevo en este caso de 228 litros. 18 meses de crianza en esas mismas barricas, 3 meses de botella, y salen al mercado.

Veamos ahora los vinos de Cuentaviñas cómo se comportan en la fase de cata de manera individual. Vamos a por ellos.

Cata de los vinos del proyecto ‘Cuentaviñas’

Os presentamos los vinos de Cuentaviñas: Alomado 2018, Yelsones 2018 y El Tiznado 2018.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Conservas Codesa