Sobrelías Club B2C
Guía Online de Vinos

Pagos de Navarra, conocemos su historia y sus vinos

Sobrelias TV

 8,381 Lecturas

Pagos de Navarra

Pagos de Navarra, conocemos su historia y sus vinos

Para aquellos que no sepáis lo que es un pago, o como normalmente se definen ‘vinos de pago’, lo primero es explicaros estos términos.

Vino de Pago es un tipo de Denominación de Origen Protegida española para vinos que garantiza la procedencia de las uvas y el vino de un pago (paraje o sitio rural) determinado con unas características edáficas específicas. Es decir, cuando en una finca o terreno concreto existe un microclima particular y una composición del terreno específica que la diferencian y distinguen de otras zonas de su entorno.

Esta indicación geográfica está reglamentada por la Ley 6/2015, de 12 de mayo, de Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas de ámbito territorial supraautonómico

Conclusión, y lo que se nos antoja como factor principal diferenciador, los vinos de un pago son una Denominación de Origen en sí misma, no se acogen a los otros Consejos Reguladores existentes.

Y hoy os queremos dar una paseo por los Pagos de Navarra, contaros su historia y presentaros algunos de sus vinos más representativos. Hablamos de Pago de Arinzano, Prado de Irache y Pago de Otazu.

Pagos de Navarra

Pago de Arinzano

La finca propiedad de Arínzano, o Pago Arínzano, es considerada como la propiedad vinícola más antigua de España en 1055. Nos la encontramos en la comunidad foral de Navarra, a pocos kilómetros de la ciudad de Estella. En ese año ya hay constancia de que el señor Sancho Fortuñones de Arínzano elaboró por primera vez vinos en la propiedad.

Situada entre La Rioja y Burdeos, se encuentra la impresionante Propiedad de Arínzano, un espacio protegido que constituye un rico hábitat natural. La entrada a la bodega, diseñada por el famoso arquitecto español Rafael Moneo, sirve de inspiración para una nueva identidad de marca de la finca Arínzano.

Durante los siglos, la propiedad fue pasando de manos en manos de diferentes nobles que fueron añadiendo construcciones para diferentes fines que, en la actualidad restauradas, constituyen unos elementos diferenciadores de esta espectacular Propiedad de Arínzano.

Pero la recuperación como proyecto vitivinícola no llegó hasta 1988, cuando se produjo la replantación del viñedo, así como se acometió la reconstrucción de los edificios históricos y bodega de la mano de Rafael Moneo (como ya indicábamos anteriormente). A principios del siglo XXI fue inaugurada por los reyes de España.

La bodega, que durante años fue uno de los más preciados tesoros del grupo Chivite, fue vendida a los actuales propietarios, el grupo SPI en 2015, siendo incluida  dentro de su ambicioso proyecto de integrar excepcionales bodegas de las mejores regiones vitivinícolas del mundo.

La finca, además de bodega, acoge en sus instalaciones un hotel, salones para eventos empresariales y bodas, así como diferentes actividades relacionadas con el vino,naturaleza ocio y descanso.

Esta bodega fue la primera clasificada como Pago del norte de España. Posee en propiedad 128 ha de viñedo, principalmente de las variedades Tempranillo y Chardonnay, con una diversidad de suelos muy importantes.

Su situación, cercana a los pirineos, proporciona a su viñedos un clima de clara influencia Atlántica, con grandes oscilaciones de temperatura entre el día y la noche. Trabajan con viticultura sostenible, siendo sus fincas de Merlot y olivos certificadas como ecológicas.

Prados de Irache

En la localidad de Ayegui, nos encontramos con Prados de Irache, en un conjunto de 16,58 hectáreas de viñedo y unas instalaciones que se ubican a menos de mil metros de los mismos. Bodegas Irache data su nacimiento en el año 1891, aunque existe documentación que indica que ya en el siglo X los monjes benedictinos, que habitaban el anexo monasterio, elaboraban vinos en las mismas tierras. El Monasterio de Irache es el conjunto monumental más grande que tiene Navarra y su fundación se remonta al S. X.

Los vinos que se elaboraban hace siglos, eran reconocidos por muchos peregrinos que se aventuraban a recorrer el Camino de Santiago, lo que hizo que se sirvieran en los banquetes de la familia real de Navarra y se exportaban a Francia y Portugal por los monjes que habitaban el monasterio. Muestra de la importancia de los peregrinos en el Camino de Santiago es que nos podemos encontrar una fuente que daba vino a los sedientos caminantes y que aun está en funcionamiento.

Como ya os indicábamos anteriormente, la fecha de como es conocido en la actualidad se va a 1891 donde comenzó su actividad vinícola en manos privadas, bajo el nombre de “Vinicola Montejurra”, nombre inicial que tuvo al bodega, aunque por los habitantes de la zona era conocida como “La Bodega de Irache” ya que se ubicaba al lado del Monsaterio del mismo nombre, con lo cual acabó por denominarse oficialmente como Bodegas Irache.

Y fue en 2008 cuando Bodegas Irache recibe la calificación DOP Vino de Pago Prado de Irache, convirtiéndose en la primera bodega de Navarra en tener un Pagos de Navarra.

En la década de los 90 del siglo pasado se construyó la nave de crianza de la bodega, al lado del Monasterio, que podemos ver con sus imponentes columnas rematadas por arcos de medio punto que han hecho que algunos entendidos la llamen de “la catedral del vino”.

Este espacio posee una capacidad para albergar 10.000 barricas.

Gestionan más de 101 hectáreas de viñedo distribuidas en diferentes parcelas de la zona. Además, Tierra Estella posee un clima único e interesante. Gracias a la climatología de la zona, fría, húmeda y con gran contraste térmico entre el día y la noche, obtenemos unos vinos de alta calidad e ideales para la crianza.

En sus viñedos nos podemos encontrar desde variedades autóctonas como la Tempranillo, la Garnacha o la Graciano, pero también uvas foráneas como la Cabernet Sauvignon y el Merlot.

Pago de Otazu

Bodega Otazu, es en realidad Denominación de Origen Protegida – Pago de Otazu.

Bodega Otazu se sitúa en un enclave natural a tan solo 8 kilómetros de Pamplona y a 390 metros sobre el nivel del mar. Forma parte de la cuenca de Pamplona (Navarra). El viñedo se encuentra enmarcados por las sierras del Perdón y Sarbil, y el río Arga como delimitador natural de la propiedad.

Desde 2009 Bodega Otazu es una de las bodegas en España que cuenta con el reconocimiento de calidad de “Vino de Pago”, máxima categoría que puede obtener un viñedo y que le permite elaborar vinos bajo su propia Denominación de Origen Protegida “Pago de Otazu”. Los primeros vinos de la bodega al amparo de ‘Vinos de Pago’ salen al mercado en 2010.

El primer edificio/bodega sobre el que desarrolló su actividad vinícola se remonta al año 1840, una construcción de estilo francés (chateaux) con una capacidad en cubas de madera de roble de 200.000 litros y que fue la primera bodega en Navarra construida fuera de un casco urbano. Bodega Otazu entonces contaba con 40 hectáreas de viñas.

Fue entre los años 1992 y 94 cuando Bodega Otazu retoma el proyecto vitivinícola en los terrenos del Señorío de Otazu y de Eriete, replantando 92 ha de viñedo con Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo y Chardonnay, elaborando su primer vino, un Merlot, en 1994.

Entre este año y 1998 se acometen las reformas para crear la bodega actual, una catedral del vino, lo que hizo que en 1999 se elaborase la primera añada de uno de sus vinos icónicos, Altar, que nace como un homenaje al diseño de la sala de barricas ”La catedral del vino” que se encuentra presidida por una prensa del siglo XIV, que, vista desde la sala de barricas, se asemeja a un altar del vino.

Igualmente, en 2003, ve la luz el vino Vitral, otro vino icónico de Otazu y cuya producción se limita a 900 botellas por año. Su nombre se inspira en los grandes obras de arte que decoran las catedrales europeas.

La planta baja de la Bodega Antigua actualmente alberga el Museo del Vino de Otazu, inaugurado en 2013.

Vinos de los Pagos de Navarra

Aunque es una tarea muy difícil el escoger un vino en concreto como más representativo de cada uno de estos Pagos de Navarra que os traemos, hemos intentado acercaros algunos de los vinos que representan mejor la tipicidad de cada pago, la varietal y su historia.

Así hemos escogido de los Pagos de Navarra a estos tres vinos para su cata: Prado de Irache Vino de Pago 2018 de Prados de Irache,  de Pago Arínzano y Altar 2009 de Pago de Otazu.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*