Marrasquino

vinos más caros de España

Marrasquino

El auténtico licor de Marrasquino se elabora únicamente con la cereza Marasca, que es un tipo de cereza adtia, a la cual le atribullen su mejor versión y reconocimiento a la de la costa de Croacia, concretamente en Zadar (Dalmacia Histórica) pero también muy presente en el Norte de Italia, Eslovenia, Bosnia Herzegovina, entre otros países europeos.

Se la ha querido naturalizar en América del Norte, donde recibe el nombre de Royall Ann, en el comercio estadounidense.

Su país de origen quede claro que es Croacia, concretamente Zadar. Y en aquellos años pertenecía a la República Veneciana.

De una potencia entre media y fuerte, posee suavidad que aporta tonos herbáceos, aromas a nuez, de sabor redondo, complejo y sedoso, con un aroma persistente, postgusto largo, intenso, sabroso y muy agradable. Y una graduación alcohólica de 32 grados.

HISTORIA 

En 1759 Francesco Drioli, comerciante del mundo del licor, se afincó en Zadar, provincia de Croacia, cuando todavía pertenecía a la República Veneciana. Y el ya era un destilador  popular en la zona por su buen hacer en el mundillo de la Grappa tradicional y popular en la zona de Veneto, donde ya elaboraba. Eso sí acatando las normas de elaboración y restricciones establecidas en el arte del “acqua di vita”.

Francesco Drioli (Fábrica  Francesco Drioli Maraschino) desarrollo y perfeccionó técnicas más innovadoras que las anteriormente utilizadas por Giuseppe Carceniga, el otro destilador local de la época.

A finales de ese Siglo XVIII, este licor empezaba su carrera por el mundo de la elegancia y exclusividad de los grandes destilados, empezando a ser famoso y reconocido en los principales mercados europeos y con una gran presencia en Inglaterra.

En el primer anuncio en el London Mornin Post and Daily Advertiser con fecha del 17 de junio de 1779 por la firma Johnson y Justernini (gran casa comercial de vinos y licores fundada en el 1749 en St James

Se notificó a la nobleza de haber importado una gran cantidad de marraschino de Zara, de un sabor exquisito y en 1804 el emperador austriaco otorgó a la fábrica el título de Imperial Regia Privilejiata dándole el derecho a usar el escudo de armas imperial. Cortes de Europa, gobernantes, personajes famosos y distinguidos querían su licor. Y al permitirle usar el escudo de armas real, los hogares reales de Austria, Gran Bretaña, Italia y demás países europeos también se interesaron. Se llegaron a enviar buques de guerra británicos desde las bases de Corfú y de Malta para recoger envíos de Marrasquino para la realeza británica. De hecho en 1877 el duque de York (futuro  George V) y el duque de Edimburgo visitaron la fábrica y degustaron su buffet en casa de la familia Sslghetti – Drioli. Como siempre en estos casos el éxito fue objeto de falsificación, algo que asolaría la fábrica incluso después de su cierre en 1980 obligando a los propietarios a tomar medidas legales reiteradas. En su Vía Facti, Nicoló Tommaseo  vio claramente el éxito de cierto licor… (en tutte cinque le partí del mondo) “en las cinco partes del mundo y escribió (en tute bevuto e in tutte falsificato…)”se bebe en todas las partes y se falsifica/copia en todas partes”.

Una seña de identidad era su botella cuadrada de color verde hechas en Murano a principios del Siglo XIX y cubierta de paja, para ellos llamada “fiasco”, que era la manera veneciana de preparar las botellas para largos viajes en barco. El hijo de Giuseppe, Francisco Sslghetti – Drioli fue uno de los impulsores de dicha fabrica. Aportó trabajadores especializados de otros sitios para su fábrica, de la cual se convirtió en su primer presidente. Las dos fábricas crecían a muy buen ritmo, la de licor y la cristalería que hacía las botellas.

La Segunda Guerra Mundial, la persecución de los partidarios contra la comunidad italiana, el bombardeo de Zara y la transición de la soberanía yugoslava, marcó el final de una era. Después en la posguerra, los propietarios de las tres destilerías  más importantes Salghetti – Drioli, Giorgio Luxardo y Romano Vlahov, se refugiaron en Italia y reconstruyeron sus negocios en Mira, cerca de Venecia. El primero de ellos en 1946 reanudó la producción y recupero los mercados de la compañía en todos sus niveles, sobre todo en terreno inglés que tanto éxito tenía. La muerte de Vittorio Salghetti – Drioli sexto y último heredero de la rama dálmara de la histórica familia emprendedora del Marrasquino de Zara, no sólo vio la extinción de esta rama de la familia, sino también el fin de 200 años de la empresa de licor italiana las antigua. Todo fue vendido a la Societá Finanziaria Europea de Milán, que suspendió la producción y cerró el negocio en 1980.

Existe un gran y valioso archivo que data de la segunda mitad del Siglo XVIII hasta 1943, en el que se data la historia del testimonio del Marrasquino de Zara. La sección preservada por la familia Vicenza fue catalogada como de “gran interés histórico” por el Ministerio de Patrimonio Cultural en 1991. El archivo en su conjunto no cuenta sólo la historia de la fábrica y su desarrollo después de siete generaciones y su gran contribución a la historia de Zara. Proporciona un recurso sin precedentes para historiadores y archiveros desde la caída de la República Veneciana en 1797 hasta la transición de Zara a la soberanía yugoslava en 1947, cubriendo la dominación austriaca, francesa e italiana. La industria del Marrasquino desempeño un papel muy importante en el pueblo de Zara y después de la guerra se volvió a elaborar dicho licor, para el deleite de todos sus amantes, comerciales, distribuidores, establecimientos hoteleros y demás.

 

Víctor Rivas Estefanía

Víctor Rivas Estefanía. Autor del libro '5107 Uvas de vino. Sinónimos y cruces'. Amante del vino y la buena gastronomía.

Vinos españoles con 100 puntos Parker