Maridamos arroz seco con mariscos y Chardonnay

Maridamos arroz seco con mariscos y Chardonnay

Hoy os dejo una propuesta de maridaje que creo que os va a encantar.

Se trata por un lado de la receta de Arroz seco con mariscos, una ideal propuesta para un vino blanco o rosado por ejemplo

Por otro, entre las dos opciones de escoger un vino para este maridaje, nos hemos decantado por la de un vino blanco. Y aprovecahndo que es una receta en la que no empleamos caldo (sino sería un arroz caldoso), he decidido maridarla con un vino con cuerpo dentro de los blancos y ha sido este Chardonnay 2018 30º Aniversario El Cerezo, elaborado por la Bodega Castillo de Monjardían en la DO Navarra, un vino fresco, sin crianza y con cuerpo que ayude a impulsar los sabores de la receta.

Receta

Esta receta, que no es una paella que quede claro, podríamos definirla como un arroz con mariscos, pero con la diferencia que, antes de emplatar, procederemos a darle un paso por el horno para que se reduzca lo máximo posible el caldo que tenga el arroz, y así conseguir un emplatado ideal.

Vamos a ver los ingredientes que necesitamos:

  • 300 gramos de arroz (nosotros empleamos ‘sabroz’ ya que es difícil que se pase y no queremos que al final en el horno se nos fría).
  • Media docena de mejillones que picaremos la carne para que pase desapercibido dentro del arroz
  • Media docena de almejas, que picaremos igualmente
  • 100 gramos de gambas arroceras
  • Media docena de anillas de calamar
  • Un pimiento naranza dulce
  • Media cebolla
  • Un diente de ajo
  • Un sobre de azafrán en polvo
  • Dos tomates maduros
  • Medio vaso de vino blanco
  • Sal
  • Agua
  • Aceite

Ponemos en un cazo las almejas y los mejillones para que se abran y reservamos el caldo. Cocemos un poco las gambas arroceras y las anillas de calamar y reservamos el agua. Todas las carnes, menos las gambas que las echaremos enteras, las picamos con la turbi.

Juntamos los caldos en un cazo y echamos un sobre de azafrán y el jugo de dos tomates maduros. Ponemos medio vaso de vino blanco y en esa agua hacemos el arroz. Como véis, no hacemos ningún sofrito al arroz. Cortamos el pimiento en trozos pequeños, la cebolla en tiras pequeñas y el diente de ajo muy picado. Lo ponemos en una sartén pequeña a que se nos dore solo unos minutos y reservamos.

Cuando tengamos el arroz a medias, echamos el marisco y el pimiento, ajo y cebolla. Revolvemos y cuando esté en su punto, lo metemos en el horno para que se seque y poder luego emplatar.

Vino

De este vino ya había catado la añada anterior, con lo cual me imaginaba que esta sería similar y, por lo tanto, ideal para maridarlo con esta receta. Y así ha sido. Un vino joven, sin crianza., que lo convierte en una fuente de frescura y fruta para aportar y potenciar el sabor del marisco de nuestra receta. Sin duda un vino idela para los maridajes de potenciación de sabores, ya que refuerza al máximo las sensaciones del plato (no las contrarresta).

Si el arroz fuera caldoso, tendríamos un problema, que la salsa del arroz con el vino podría contrarrestar sabores, pero al haber hecho arroz seco, los sabores están en el arroz y no en la sala, con lo cual, cada tenedor de arroz que nos llevemos a la boca, combinado con este Chardonnay, es una explosión de sabores.

José Luis del Campo
CEO en Socialmedia Network

José Luis del Campo. Sumiller. Asesor online de bodegas. CEO en Socialmedia Network.