La Prosecco Cycling volvió a ser un éxito entre las colinas llenas de viñedos

La Prosecco Cycling volvió a ser un éxito entre las colinas llenas de viñedos

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

La Prosecco Cycling volvió a ser un éxito entre las colinas llenas de viñedos

La Prosecco Cycling volvió a ser un éxito entre las colinas llenas de viñedos este pasado domingo donde reunió a entusiastas de 22 países y cuatro continentes para celebrar el evento que combinó ciclismo y mundo del vino. No faltaron a la salida Claudio “El Diablo” Chiappucci, el rey de la Milán-San Remo en 1991 y el presidente de Villa Sandi, Giancarlo Moretti Polegato, acompañado de su esposa Augusta, ni un gran grupo de directivos y empresarios en Valdobbiadene. Uc Limana y Spezzotto Bike Team conquistaron la clasificación por equipos, siendo la invitada de honor, la campeona europea de natación Margherita Panziera.

Dos mil miembros, más de 450 equipos, 22 naciones representadas. Un mundo en bicicleta, con entusiastas de cuatro continentes. “We2gheter” es el nuevo lema lanzado por la Prosecco Cycling, el viernes, en una noche inolvidable en Villa Sandi, Valdobbiadene cuando el evento puso en marcha la asociación con la Copa del Mundo de esquí alpino en Cortina en 2021 bajo la bandera de la sostenibilidad del medio ambiente.

La Prosecco Cycling volvió a ser un éxito entre las colinas llenas de viñedos

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

La Prosecco Cycling volvió a ser un éxito entre las colinas llenas de viñedos

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

En la Prosecco Cycling, donde las bicicletas asistidas también son bienvenidas, la lentitud no es un vicio, sino una virtud. Lástima que ciertos paisajes se escapen demasiado rápido. Lástima que no pueda saborear al máximo los olores y sabores de la cosecha. “El Prosecco Cycling más bello de todos los tiempos, extraordinario incluso para aquellos que no montan regularmente como yo”, dijo Giancarlo Moretti Polegato en la línea de meta.

La Prosecco Cycling volvió a ser un éxito entre las colinas llenas de viñedos

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

Ganadores

En el grupo, doble celebración para 11 atletas: Odette Bertolín (Somec MG.K Vis LGL), Michela Giuseppina Bergozza (Breganze Millenium), Antonio LATTANZIO (Recreación Grupo Casacorba), Darío Pierobon (Gs Resanese), Alberto Simonetto (equipo de ciclismo Valcasia), Enrico Zen (Equipo verde de papel Trek), Alessandro Bianchin (Spezzotto Bike Team), Mario De Paola (Equipo Zanolini), Sergio Zambon (Uc Limana), Manuel Giacomelli (pedal Feltrino) y Nicola Cassol (pedal Feltrino).

Ellos son los ganadores de la categoría del desafío particular basado en el tiempo de viaje de cuatro puertos (Zuel, Ca’del Poggio, Via dei Colli y Collalto) que los ciclistas han conocido a lo largo de la carrera de 96,4 kilómetros con 1550 metros de altitud.

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

A los pies de la famosa pared de Ca’del Poggio, San Pietro di Feletto, antes programada la segunda subida, los ciclistas han encontrado también un refrigerio especial, a base de Prosecco y gambas: 80 kg de manjares servidos desde Ca’ restaurante del Poggio y Resort. El marco era el de la finca Le Manzane, dedicada a la ahora clásica cosecha solidaria. Y para animar a los ciclistas también fue Sammy Basso, el símbolo italiano de la lucha contra la progeria, un síndrome de envejecimiento prematuro: la investigación asociación que lleva su nombre Prosecco Cycling donará un euro por cada participante.

Spezzotto Bike Team se hizo con el escalón más alto del podio con Alessandro Bianchin, Ivan Zardello, Mateo Monai, Fabio Casanova y Crescenzo Santelia. Plata para el Equipo Verde de papel Trek (2h52’28 “), bronce para el equipo de TEA (2h56’03”).

En el grupo, el australiano Shannon Miraglia, desde Spearwood, afueras de Perth, honrado como el atleta que viene de más lejos, así como Helen Krapf-Jones, de Toronto en Canadá, que llegó a la línea de meta después de más de seis horas en bicicleta y tuvo en Piazza Marconi un pastel esperándola y muchos aplausos, “la experiencia más bella de mi vida”.

Concluida la carrera, de la mano de la Trattoria Crai “delicias italianas”, se celebró la exposición clásica de la excelencia culinaria, desarrollado en el entorno de la Villa de los Cedros con la colaboración del Instituto Cerletti de Conegliano. El último brindis en un domingo para recordar, gracias a los esfuerzos de unos 250 voluntarios que aseguraron el orden y la seguridad en las carreteras.

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

Foto: Getty Images/Luzzani/Tacca

Sobrelías Redacción
+ posts

Sobrelías Redacción