Conocemos más sobre la Mencía

vinos más caros de España
Mencía

Foto de Viñedos castellano JJ. Racimo de Mencía

La Mencía

Os acercamos hoy algo más sobre las varietales que nos podemos encontrar a lo largo y ancho de la geografía española. Si el otro día os hablábamos de la Bobal, hoy os acercamos otra uva tinta, la Mencía.

Esta varietal posee otras denominaciones en diferentes zonas donde se cultiva. Se la conoce también como Loureiro Tinto, Negra, Negro y Tinto Mollar.

Cepa de Mencía en invierno
Aunque no ha sido conocida a nivel nacional hasta hace pocos años, estamos ante una varietal muy longeva en la península ya que data el inicio de su cultivo a la época romana. No obstante, al estar focalizado su cultivo solamente a la zona del noroeste de España y zonas limítrofes de Portugal, no ha tenido mucha expansión nacional hasta hace poco.

Es una uva tinta que nos encontramos en Galicia, principalmente en la zona de la Ribeira Sacra, Monterrey o de Valdeorras, en la provincia de León, siendo la uva principal de la comarca del Bierzo. Pero se da en pequeñas proporciones muy poco representativas en Cantabria, Asturias, norte de Portugal y, curiosamente en la provincia de Jaén.

Durante mucho tiempo se consideró que esta varietal Mencía era un clon adaptado al territorio español de la Cabernet Franc que comenzó a implantarse en Galicia en el siglo XIX.

Es una uva que hasta finales de la década de los noventa del siglo pasado era empleada básicamente para la elaboración de vinos jóvenes, del año, con enorme carga frutal, fuerte acidez y mucha mineralidad.

Pero fue esta época cuando comenzaron a elaborar vinos Mencía con crianza y se vio que daban perfectamente vinos de enorme calidad, con lo que comenzó por así decirlo, su expansión nacional e internacional.

Pese a elaborarse en una franja de territorio muy pequeña, los vinos que se elaboran son muy diferentes entre sí, aunque lógicamente, poseen características comunes.

La Mencía da vinos de colores muy intensos. Desde rojos picota, a rojos rubí, pasando por rojos teja o color frambuesa, esos sí, pero siempre muy intensos, que destacan por ser muy aromáticos y como característica común a todos, con una gran carga de fruta, tanto en nariz como en boca. Poseen más acidez que otros vinos tintos pero si se realiza bien la crianza, encaja perfectamente.

Los Mencías están además realizando una expansión internacional enorme. Sin ir más lejos, el último vino que bebió Obama en la celebración del Día de la Hispanidad en Washington fue un Mencía de la zona de Valdeorras.

Para muchos, este tipo de varietal es comparable a algunas producidas en Borgoña, no en vano, la zona de producción (triángulo Ribeira Sacra, Monterrei, Valdeorras y Bierzo) está en plena Línea de Wagner, a su paso por el Noroeste de la Península Ibérica. Esta Línea es una región vinícola que va, nada más y nada menos, desde el norte de Portugal hasta Ucrania, pasando por Borgoña. Por esos se dice que los Mencías con crianza y cuerpo, se asemejan a los buenos Borgoñas.

Las diferencias entre los diferentes Mencías se deben a dos factores importantes: el tipo de suelo y la orientación. Mucha producción de Mencía son en parcelas de no muy gran tamaño que proceden de minifundios, con lo cual tienen diferente orientación y las mismas uvas poseen diferentes niveles de luz solar y de calor el mismo año y estando muy juntas, lo que da diferentes particularidades en la uva que se perciben en el vino final.

Zonas más soleadas como los bancales de la Ribeira Sacra, zonas más cálidas y donde el suelo retiene más el calor como Monterrei o Valdeorras o zonas con muchas y diferentes orientaciones y suelo con muchos minerales como el Bierzo, hacen que los Mencías que se elaboran en cada zona sean diferenciados por quién esté acostumbrado a esta varietal.

Sin duda es una varietal que da vinos excelentes y que deberían de ser probados por los amantes de los vinos a los que le gusta la presencia de la fruta como elemento diferenciador.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker