Conocemos la Charanda

vinos más caros de España

Foto: mesaparados.com.mx

La Charanda

La Charanda es una bebida alcohólica mexicana que en un principio se conocía como aguardiente, originaria del estado de Michoacán en la zona oeste del país. Limita al norte con Jalisco y Guanajuato, al noroeste con Querétaro, al este con el estado de México y al sur con el río Balsas.

Este licor se obtiene por destilación y rectificación de mostos fermentados, preparados a partir del jugo de caña o de sus derivados como el melao (jugo concentrado por evaporación), el piloncillo (que tiene varios sinónimos como panela, pepa dulce, papelón, raspadura, atado de dulce, tapa de dulce, empanizao, raspadura de guarapo, penocha o chancaca), la melaza (o miel negra suelen definirse a los residuos de la cristalización final del azúcar), o el propio azúcar cristalizado e incluso también con subproductos del azúcar refinado como mieles sin cristalizar que aportan los ingenieros azucareros de la zona en concreto.

Originalmente es el producto de la fermentación y posterior doble destilación del aguardiente, pues es un producto con esencias a caña dulce, mayormente incoloro, que al reposar en barricas de roble o de encino, toma un color ambarino. Su graduación alcohólica oscila entre los 50 y 55 grados.

Hay constancia de la existencia de este spirit desde 1857. Y es una de las razones por la cual el nombre de purépecha (pueblo indígena con idioma propio que habitaron en el estado de Michoacán) charanga persiste en su lengua materna, que significa “tierra colorada” en honor al cerro de La Charanda, ubicado en las inmediaciones de Uruapan, en cuya falda se instaló la primera destilería, aprovechando el oficio del mejor “alambiquero de la zona Fidel Altamirano, Contreras”.

HISTORIA DE LA CHARANDA

Este licor se elabora igual que el ron y otros aguardientes de caña. Lo que hace especial a este licor es su materia prima, la cala de altura y la tierra de cultivo (materias primas de origen vegetal), acompañado de una muy buena calidad de agua para su elaboración. Genéticamente es un ron.

Sus características y particularidades están dentro de la D.O. del 27 de agosto de 2003, que dice que ningún destilado de caña en el mundo, a excepción del producido en 16 municipios de Michoacán, con caña de cultivo local y agua de manantiales de la región, puede lícitamente llamarse Charanda.

Los charanderos de dicha zona aseguran que su producto no enfrentará crisis como la del tequila, porque los ciclos de la producción de la caña son muy distintos a los del agave azul, ya que el agave a de madurar siete u ocho años para su elaboración, y los charanderos pueden tener hasta dos zafras (o cosecha) al año.

Habría que considerar la demanda del mercado porque como hasta la fecha este producto es solamente artesanal y de consumo mayormente local en el estado de Michoacán, aunque tiene alguna presencia fuera de su zona común, no tienen ningún tipo de problema de abastecimiento.

Y decir que como el ron, la Charanda aporta la ventaja de poderse mezclar con jugos o zumos, aguas, refrescos embotellados e incluso con otros licores.

Víctor Rivas Estefanía

Víctor Rivas Estefanía. Autor del libro '5107 Uvas de vino. Sinónimos y cruces'. Amante del vino y la buena gastronomía.

Vinos españoles con 100 puntos Parker