Coravin Pivot
Guía Online de Vinos

La graduación en el vino

Puntos sobrelias

 3,867 Lecturas

La graduación en el vino

La graduación en el vino

La graduación en el vino es un tema que, aunque parece sencillo, ya que no deja de ser indicar los grados de alcohol que tiene un vino, es un factor muy importante en ocasiones sobre todo de cara al cliente final.

Desde que tengo memoria, muchos elaboradores de vino de hace décadas, tenían como mayor y única preocupación el grado de alcohol de la uva como indicador de calidad del vino. Me acuerdo perfectamente cuando lo primero que preguntaban era ‘qué grado tiene este año la uva’. Si no alcanzaban determinado grado, el vino ya no era como ellos querían. Y me consta que aun hay quien elabora así o, por lo menos, tiene un factor muy importante en la elaboración de sus vinos el tema de la graduación en el vino.

Lo primero que no se si conocéis, es que existe un estatuto del vino (artículo diez, con dos excepciones) que, normativamente indica que la graduación mínima de un vino debe ser 9º. De ahí para arriba no hay límite. Como se suele decir, ‘hasta que el cuerpo aguante’.  Según esta normativa, aquellos que llaman vinos sin alcohol o desalcoholizados a los de contenido cero o muy reducido graduación de alcohol en el vino están cometiendo un error porque no podría llamarse vinos.

Lo segundo que es interesante que sepáis es que el nivel de alcohol en un vino viene determinado principalmente por la cantidad de azúcar que tengamos en el mosto previo del que sacaremos nuestro futuro vino.

Lo tercero es que hay que conocer los gustos de los consumidores y bebedores finales a nivel mundial, ya que pueden determinar tendencias de consumo y, por lo tanto, impulsos de compra. Los consumidores ingleses por ejemplo, no son muy partidarios de vinos tintos que pase de 13,5º, pero sin embargo son amantes de los brandys y sherrys.

Graduaciones habituales según los tipos de vino

Vayamos a la tipología de vinos más habitual que es la de separarlos en vinos blancos y tintos.

Los vinos blancos suelen tener una graduación entre 10 y 11 grados. No obstante, la tendencia de elaborar vinos blancos con crianza, fermentación en barricas y sobre lías, hace que nos encontremos también con frecuencia vinos blancos entre 12 y 13º sin ningún problema.

Los vinos tintos suelen tener una graduación que oscila entre 13 y 15 grados. Hay por ejemplo algunas uvas que dan por sus características vinos de alta graduación, como la Tinta de Toro o la Garnacha. Conseguir vinos de alrededor de 13 º con esas uvas es complicado y, además, pierden su esencia y característica propias.

Como excepciones por ejemplo, nos podemos encontrar con Txacolís de 9º, que recientemente hemos catado nosotros uno. Son una de las excepciones que permite el estatuto del vino.

Se puede reducir la graduación en los vinos

La respuesta es afirmativa, sí. De hecho, la OIV (Organización Internacional de la Vino) admite el uso de membranas que permiten separar el alcohol del vino lo que implica que se puede reducir posteriormente la graduación del alcohol en los vinos.

Lo que si es importante indicar es que los propios Consejos Reguladores de cada Denominación de Origen, tienen la capacidad de fijar horquillas de graduación alcohólica en los vinos que están amparados bajo su sello. Estas horquillas, siempre que estén entre los límites legales pueden ser más restrictivas incluso que la normativa.

Qué influye en la graduación alcohólica y su importancia

Como ya os comentamos al inicio, la graduación alcohólica de los vinos depende directamente del azúcar que contienen las uvas. Más o menos alcohol en un vino es un factor en ocasiones muy determinante, ya que influye directamente en crear la estructura del vino y conseguir por lo tanto la elegancia en el mismo y que sea más o menos atractivo en la cata en su fase gustativa.

El grado de maduración alcanzado por la uva cuando es vendimiada es el factor principal a la hora del aporte de la graduación al vino. Una uva sobremadura, tendrá mayores concentraciones de azúcar y, por lo tanto, más graduación alcohólica.

Otro factor importante es la climatología, ya que climas más cálidos dan lugar a mayores concentraciones de azúcar en las uvas y vinos más alcohólicos que vinos de climas más fríos o suaves (ejemplos vinos de zonas mediterráneas y de zonas atlánticas).

Todo ello hace que sea necesario controlar muy bien por parte del enólogo por si es necesario anticipar o atrasar una vendimia para que tengan el nivel perfecto de azúcares las uvas a recoger.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Adegas Cepado