El zurracapote

El zurracapote

El zurracapote

El zurracapote, que también se le conoce abreviado como “zurra”, es el resultado de una mezcla de vino, que puede ser tinto o clarete, aunque mayormente se usa el tinto, al que se le acompaña principalmente melocotón y limón y opcionalmente puede llevar naranja. Además lleva canela y azúcar, dejándose macerar varios días.

A veces…”mal hecho” se hace y se toma sin tiempo a su maceración. Y otras veces se cuece la mezcla a fuego muy lento para no dejarla macerar y acelerar el proceso; también es válida esa opción. Se obteniendo una bebida de no mucho alcohol que se suele tomar en las fiestas locales en diversos puntos de la geografía nacional.

Por norma se hace en grandes recipientes, con tantas recetas como distintas localidades que nos encontremos. A veces varía tanto que casi casi lo suyo sería hasta que tuviera otro nombre. Aparte de la zona cada autor le aporta su toque y así se distorsiona mucho la receta.

La primera mencionada es la que se considera como básica.

Es ampliamente extendida y muy popular en La Rioja y con mayor influencia en las zonas del norte y noroeste de la geografía española, Burgos, País Vasco, Soria y Navarra mayormente. Y con un poco menos de presencia en Granada, Jaén, Ciudad Real, Valladolid, Palencia, Albacete, Cuenca y Guadalajara.

PARTICULARIDADES LOCALES

En La Rioja y Castilla y León es típica en Semana Santa, tanto en hogares, casa, peñas y bares. Disfrutándolo también en las fiestas de los pueblos. En Calahorra por ejemplo hay seis peñas las cuales compiten haber quien hace el mejor zurracapote, e incluso hay un concurso de bebedores de porrón, para el disfrute y deleite de los participantes. En La Rioja hay constancia de que a cambio de la voluntad se puede tomar en sedes de distintas peñas y hasta en chamizos de partidos políticos.

En León, Ávila, Segovia y Soria parecido al zurracapote es la limonada que se hace con vino rebajado con agua (dependiendo de la receta) limón, azúcar y canela. Sobre todo en Semana Santa. A esta tradición de León se le llama “matar judíos”, vinculada con la relación entre cristianos y judíos durante la Edad Media en León, ya que al final del Siglo XII los monarcas Alfonso VII de Castilla y Pedro de Aragón asaltaron las juderías de León. Hay diversidad de recetas para degustar, premiando la mejor de la hostelería leonesa. Y no olvidar que en “genarín” (santo orujero en León) se hace un cambio, la limonada por el orujo.

En Basauri Vizcaya lo preparan las cuadrillas por las fiestas de San Fausto, su patrón el 13 de octubre y se lo regalan a los asistentes y visitantes de sus lonjas a cambio de la voluntad.

En el Arenal en Ávila, lo preparan los jóvenes del pueblo para beberlo y tirarselo entre ellos, en todo tipo de instrumentos, fumigadores, pistolas, botas de vino, etc, etc.

En Ciudad Real los jóvenes lo preparan el 30 de julio, víspera del día de la Pandorga (fiesta popular en la que se se hace una ofrenda floral a la Virgen del Prado, que es la patrona de la ciudad).

En Villarrobledo en Albacete tiene la particularidad de hacerse con vino blanco. Siendo una bebida en desuso que hacía por lo general un “lebrillo” es decir un recipiente tradicional de barro o de metal, con forma de tronco de cono invertido y similar a un plato hondo o una fuente circular, utilizado para la celebración de las fiestas populares sobretodo. Siendo como hemos dicho la base el vino blanco, agua, azúcar y pequeños trozos de frutas (plátano, melocotón, manzana…).

En Requena en Valencia la zurracapote es una bebida que da lugar a un evento que se celebra de noche el último martes de agosto, durante las fiestas de la vendimia. Después de salir de un encierro de vaquillas , se reparte entre los asistentes del paseo nocturno por la ciudad, que los vecinos muy gustosamente tiran desde los balcones mojando a todos los presentes.

Víctor Rivas Estefanía

Víctor Rivas Estefanía. Autor del libro '5107 Uvas de vino. Sinónimos y cruces'. Amante del vino y la buena gastronomía.