El mejor sommelier del mundo pensaba que el vino ‘apestaba’ hace tan solo 10 años

vinos más caros de España

El mejor sommelier del mundo pensaba que el vino 'apestaba'

El mejor sommelier del mundo pensaba que el vino ‘apestaba’ hace tan solo 10 años

El mejor sommelier del mundo pensaba que el vino ‘apestaba’ hace tan solo 10 años. Cuando tenía entre 16 y 17 años, Marc Almert reconoce que ‘mis padres siempre trataron de motivarme para probar los vinos en casa cuando era mayor de edad y siempre me negué’, sommelier del Restaurante Pavillon en el ultra lujoso hotel Baur au Lac de Zurich y ganador del 16º Concurso de The Best Sommelier of the World celebrado este mismo año. Para mí el vino apestaba y no tenía buen sabor y no quería beber nada en las fiestas con los amigos de la escuela. La gente estaba tomando cerveza y licores y pensé que era asqueroso … Esa fue mi opinión sincera’, le dijo a la AFP.

En marzo, con 27 años, ganó el título otorgado por la Association de la Sommellerie Internationale (ASI) después de una competición de varias rondas con clasificatorios nacionales y regionales que evalúan el conocimiento, la degustación y el servicio de todas las bebidas que se sirven normalmente en un restaurante.

El hecho de haber ganado tal honor una década después de encontrar el alcohol ampliamente repulsivo es un testimonio de la tenaz ética de trabajo de Almert, así como de los cambios en una industria que cada vez atrae más talento.

‘Convertirse en un sommelier de clase mundial requiere horas de estudio, mucha determinación y habilidad para servir a los comensales en la mesa’, dice Almert.

‘No hay un gran secreto al respecto. Solo necesitas ir a los libros, hacer tus tarjetas de memoria, realmente aprender y profundizar, y eso solo lleva muchas horas’, dijo.

Pero ganar el título de ASI requería más que un conocimiento enciclopédico de vinos, licores y cervezas.

Los finalistas también tienen que demostrar habilidades de servicio con gracia en múltiples situaciones, incluida una en la que una mesa declara que su comida solo debe combinarse con vinos blancos, incluso si un plato aparentemente clama por un tinto potente.

Pero también mencionó otro factor que lo ayudó a relajarse en el escenario durante la final de Amberes.

‘Para mí, estaba claro que no tenía oportunidad, porque había dos grandes colegas a mi lado, uno de los cuales era un sumiller muy experimentado y muy bien entrenado … Eso fue lo que me hizo estar tan tranquilo. No tenía presión’.

Almert rechazó la sugerencia de que el mejor sumiller del mundo recién coronado debería ser la atracción principal en Pavillon.

‘En Estados Unidos, sin duda, los sommeliers se vuelven casi como estrellas del pop y casi están al mismo nivel que los chefs’, dijo. ‘Creo que en Europa … el foco sigue estando en el chef, que creo que es muy bueno porque los chefs hacen la comida’.

Pero admitió que en las semanas posteriores a que ganó el título, algunas personas reservaron mesas en Pavillon porque ‘había logrado ganar cierto título’.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker