Valtravieso Bodgas y Viñedos

Documentos de 400 años de antigüedad revelan evidencias de la producción de vino y el opio japoneses con fines medicinales

100 mejores vinos españoles catados en 2021 en sobrelias.com

 435 Lecturas

Documentos de 400 años de antigüedad revelan evidencias de la producción de vino y el opio japoneses con fines medicinales

El Centro de Investigación Eisei Bunko de la Universidad de Kumamoto, Japón, ha confirmado que tanto el vino como el opio se hicieron para uso médico en el territorio de Lord Hosokawa en Kokura hace casi 400 años. Crédito: Prof. Tsuguharu Inaba

Documentos de 400 años de antigüedad revelan evidencias de la producción de vino y el opio japoneses con fines medicinales

La investigación del Centro de Investigación Eisei Bunko de la Universidad de Kumamoto revela que Tadatoshi Hosokawa, un señor del siglo XVII de Kyusyu, Japón, ordenó a su gente que produjera no solo vino sino también opio con fines médicos.

La vinificación aparece en los documentos comerciales japoneses, diarios, catálogos y otros textos que datan de los siglos XV y XVI. Los misioneros y mercaderes cristianos entregaron vino a Japón desde Europa occidental, y continuó siendo un artículo de importación de lujo durante más de un siglo. Se creía que la elaboración de vinos japoneses a gran escala comenzó en la década de 1870. Sin embargo, según lo informado en 2016 por el Centro de Investigación Eisei Bunko de la Universidad Kumamoto, el vino producido por la familia Hosokawa en la Región Kokura comenzó más de 200 años antes en 1627. Los investigadores también demostraron que Lord Hosokawa ordenó a su lugarteniente, Taroemon Ueda, hacer vino de uvas silvestres y enviarlo a Edo, el antiguo nombre de la capital de Japón.

Una investigación detallada del Centro de Investigación Eisei Bunko ha aclarado recientemente que el vino solo se produjo entre 1627 y 1630, y que Lord Hosokawa ordenó que se enviara el vino a Edo por cada uno de esos cuatro años. Durante ese tiempo, el enólogo Taroemon fue promovido a vasallo por sus exitosas técnicas de fabricación de vino y de sake medicinal. Los investigadores encontraron que soja negra se usaba además de las uvas silvestres en el proceso de elaboración del vino. La soja negra promueve la fermentación, y se cree que la adición de levadura de soja negra ayudó a fermentar las uvas silvestres, que tienen un contenido de azúcar relativamente bajo. En esencia, el vino de Lord Hosokawa se hizo fermentando uvas silvestres, en lugar de simplemente remojando uvas silvestres en alcohol.

Sorprendentemente, los investigadores descubrieron que la familia Hosokawa también producía opio en 1629. Se cree que el opio importado de Nagasaki se utilizaba con fines medicinales, como la sedación, la analgesia, la supresión de la tos y la hipnosis. El enólogo Taroemon se hizo responsable de la producción de opio, que comenzó en la primavera y produjo alrededor de 1,27 kg de opio en otoño. Una descripción de las importaciones de opio se encontró en el registro histórico del año anterior (1628), como fue una nota de Lord Hosokawa que decía: «No estoy satisfecho con el opio ordenado (de Nagasaki) por lo que será devuelto». Se puede inferir que Lord Hosokawa deseaba una mercancía de mayor calidad.

La evidencia de las importaciones de vino a la región de Kokura es anterior a la descripción de las importaciones de opio. En 1623, una carta escrita por Lord Hosokawa ordenó la compra de vino dulce de Nagasaki. Dos años más tarde, en 1625, ordenó nuevamente la compra de vino dulce. En 1631, después de que el período de vinificación de la familia Hosokawa parece haber terminado, hubo más instrucciones para adquirir 3.6 litros de vino fino para uso medicinal, y las importaciones continuaron hasta 1639.

En 1638, un Lord Hosokawa enfermo ingresó en la rebelión de Shimabara (un levantamiento de la mayoría de los católicos que resultó en la prohibición del cristianismo) del lado del gobierno central. Él ordenó que el vino fuera enviado a Kumamoto, que se convirtió en su territorio en 1632, para uso médico en el campo de batalla. En ese mismo año, otro señor regional con afinidad por el vino pidió algo a través del hijo de lord Hosokawa. Lord Hosokawa respondió: «Me he puesto en contacto con Nagasaki, pero como se sabe que el vino se usa para convertirse al cristianismo, los comerciantes han dejado de comerciarlo para evitar la sospecha de que pueden ser cristianos». Lord Hosokawa luego arregló para enviar el vino que ya estaba en su poder. A partir de estas transcripciones, los investigadores descubrieron que tanto los señores como los comerciantes reconocían que el vino se había convertido en una bebida cristiana prohibida.

En el año siguiente, Lord Hosokawa parece haber hecho un último pedido para enviar vino a Edo. Después de realizar esta solicitud a un comerciante de Nagasaki, no se han encontrado documentos de la familia Hosokawa relacionados con el vino. Para un Lord Hosokawa enfermo, se infiere que el vino tenía un gran valor medicinal, pero como un señor famoso por su lealtad al gobierno central, no podía continuar produciendo o importando la bebida cristiana prohibida. Su sufrimiento es evidente en los documentos de este período de tiempo.

Estos textos históricos muestran que Taroemon y su compañía tenían tecnologías innovadoras para hacer comida occidental y relojes occidentales, y que Lord Hosokawa, quien lo promovió a un puesto importante, estaba muy interesado en tales artículos y tecnologías. Después de que se reprimió la Rebelión de Shimabara, el gobierno central prohibió la entrada al puerto de los barcos portugueses, eliminó el cristianismo y restringió el comercio con Europa Occidental a solo los Países Bajos, que prometieron no propagar el cristianismo en Japón. Esto marcó el comienzo del aislacionismo japonés.

La investigación realizada aquí por el Centro de Investigación Eisei Bunko de la Universidad Kumamoto muestra claramente que Lord Hosokawa tenía una pasión por la importación y producción de vino durante los veinte años anteriores al aislamiento de Japón.

Esta investigación fue publicada en el primer número del Boletín del Centro de Investigación Eisei-Bunko en marzo de 2018.

Fuente: Universidad de Kumamoto

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*