Consejos para comprar una botella de vino. Por qué no gastarse más de 10 euros en una botella de vino

vinos más caros de España

Consejos para comprar una botella de vino. Por qué no gastarse más de 10 euros en una botella de vino

Consejos para comprar una botella de vino. Hay un grupo de especialistas, críticos, enólogos y demás profesionales que están defendiendo la idea de por qué no gastarse más de 10 euros en una botella de vino. Dan sus argumentaciones y razonamientos perfectamente respetables. Por otro lado, hay quien defiende la idea de que los vinos más caros suelen ser mejores.

Pero como nosotros somos de la idea de que el ‘mejor vino es el que te gusta’, no solemos entrar en estas disyuntivas o discusiones. No obstante nos parece interesante el mostraros cómo está el panorama actual y las diferentes posturas.

Premisa de partida

Todo el mundo sabe, cuando bebe un vino, si le gusta o si no le gusta, faltaría más!!! Lo que si es cierto es que no todo el mundo sabe diferenciar de si un vino merece, 92, 95 o 100 puntos por parte de un crítico. La preparación que tiene que tener una persona para llegar a esos niveles de distinción es muy elevada, haber probado muchos vinos y, aun así, la línea que separa un vino de excelente, maravilloso o perfecto es tan sutil que, probablemente, tenga más que ver con temas subjetivos que objetivos.

Partiendo de la premisa común a todos, la de que sabes si un vino te gusta o no, intentaremos seguir el argumentario de este artículo.

El Journal of Wine Economics. realizó una serie de catas a ciegas de más de 6.000 vinos para ver si existía una correlación entre el precio y la calificación general y se encontró que las personas por lo general ni siquiera podían decir si el vino que estaban bebiendo era caro, encontrándose en bastantes casos que el vino que era el caro les había gustado menos. Pero hablamos en todo momento de ‘catas a ciegas’.

La cosa cambiaba de forma considerable si se daba algún dato relevante sobre la procedencia del vino, el elaborador, del tipo de crianza, o algo similar. Los catadores tenían en mente estereotipos de determinas zonas y/o vinos que hacían que los puntuasen mejor, o sea, que fueran mejores, cuando realmente eran vinos que en las catas a ciegas habían recibido menores puntuaciones. Esto demuestra lo que os decíamos antes: la subjetividad del que cata condicionada al precio.

“Si te gusta, es bueno”, dice el experto en bebidas alcohólicas Gary Fisher. “No tienes que gastar 50€ en una botella para obtener un buen vino. La gente está haciendo buen vino en todo el mundo, y no todo es caro”.

Del estudio realizado por el Journal of Wine Economics que os comentábamos antes, hay otra conclusión que nos parece muy interesante y que indica el  el autor y crítico de vinos Robin Goldstein:

“Los individuos (sin entrenamiento o conocimientos amplio del mundo del vino) de media disfrutan de vinos más caros un poco menos. Sin embargo, para las personas con capacitación en vinos, encontramos indicios de una relación positiva entre precio y disfrute”.

O sea, que lo que hace que en ocasiones un vino sea caro, es más perceptible por aquel que entiende de vinos que por un neófito de la materia. Si esto es verdad, sería defender la tesis de por qué no gastarse más de 10 euros en una botella de vino ya que, mayoritariamente, los bebedores no entendidos, no percibirán la diferencia que hace que ese vino sea más caro y, en teoría, mejor.

Lo cierto es que algunas uvas y viñedos en lugares del mundo son más caros, con lo que el vino tiene que salir a la venta a mayor precio. Lo importante es que cada uno sepa si eso lo puede percibir o no según sus hábitos de consumo de vino. Por esa razón hay vinos que por menos de 2 euros en el LIDL o en Mercadona se venden como churros y desde mi humilde punto de vista no valen ni lo que cuesta la botella. cada uno tiene que escoger la botella y el vino que cumpla mejor sus expectativas sin tener en cuenta el precio.

Algunos consejos para comprar una botella de vino

Estos son algunos consejos para obtener una buena botella de vino sin que tenga un precio demasiado caro:

  1. No llevar una cantidad fija de la que no pasarse. Muchas veces, medio euro o un euro más en una botella de vino es la diferencia entre un buen vino y un muy buen vino. Llevar una idea de lo que se quiere gastar en una botella pero abierto a los consejos de algún profesional que nos asesore si la diferencia no se nos escapa.
  2. Preguntar, preguntar y preguntar. Cómo sabe el vino sies que no lo conoces, con que comidas pega más, quienes son sus competidores,…. Puede que alguna de estas respuestas ayude a que te decantes por un vino más barato que otro pero que pega mejor para el maridaje que quieres hacer.
  3. Decir abiertamente qué te gusta. Y es que ir al médico y no decir lo que te duele es tontería. Pus a un profesional del vino que te quiera asesorar le tienes que decir lo que te gusta. ya intentará encontrar el vino perfecto a tu gusto y a tu presupuesto.
  4. Preguntar qué hay que hacer para tomar ese vino. La temperatura, como guardarlo hasta que lo abra, cuanto pudo tenerlo abierto antes de que se estropee,…
  5. Saber si el vino es mejor tomarlo ahora o esperar cierto tiempo. El tema es que solemos adquirir un vino ‘para ya’ y a lo mejor el que escogemos es un vino que hoy está bien pero en 6 meses está muchísimo mejor.
  6. Mucho cuidado con las medallas obtenidas por un vino y las puntuaciones de ciertos críticos. Mirar de que concursos son y de que críticos y preguntar a un profesional porque, como casi todo en esta vida, estas cosas también se pueden comprar.

 

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker