Crece la compra de vino directamente a bodegas

Crece la compra de vino directamente a bodegas

Crece la compra de vino directamente a bodegas, tanto por compra a través de un contacto telefónico como en mayor medida a través de la venta directa por la web de la bodega.

Son los datos de un reciente estudio realizado en los USA en cuanto a los hábitos de los compradores y consumidores de vino del segmento medio, lo que aquí definimos como vinos de más de 10€.

La falta de tiempo para desplazarse en el día a día, la seguridad que ofrece el adquirir el vino directamente a la bodega, el evitar el incremento en el precio que es el margen del intermediario, …, son solo algunas de las razones que esgrimen los participantes del estudio.

Es más, afirma este estudio que es una de las tendencias de más rápido crecimiento en la industria del vino. Este denominado como envío directo al consumidor (DTC) supuso en 2018, más de 3.000 millones de dólares en la compra de vino en USA que les fue enviado directamente por la bodega, un aumento del 12% con respecto al año anterior.

Ventajas de comprar directamente a la bodega

Aunque parezca extraño, lo más destacado por los participantes del estudio, no fue el menor precio. Lo más destacado fue la seguridad.

Muchos participantes indicaron que no se fían ni de los intermediarios, ya sean canales minoristas de supermercados o tiendas online multimarca, porque no saben como han almacenado los vinos hasta que los han vendido. No obstante, adquirilo directamente a la bodega les da una mayor seguridad de que el vino está en perfectas condiciones para cuando llegue a sus casas.

Otros indican que les ha pasado que piden un determinado vino y les llega el mismo pero de una añada diferente. Eso indican que con la compra directa a las bodegas no pasa, ya que no se quieren jugar a una mala crítica de sus compradores que les perjudique su imagen de marca. Además indican que el que una bodega tenga un vino en venta, implica que lo tiene, porque muchas tiendas online lo anuncian sin tenerlo. ‘A las tiendas online les da igual, anuncian vinos sin tenerlos y luego con tal de decirte que están agotados, les da lo mismo‘, indicó uno de los autores del estudio.

La comodidad es otro de los factores más destacados por los compradores. Ya sea para ellos mismos o para hacer un regaloo a un tercero, ya sea a través de la web de la bodega o a través del teléfono, sabes que el vino que pides te llegará o le llegará a dónde indiques, sin necesidad de tener que despalzarse de su domicilio a una tienda física que, en ocasiones, supone bastante más incomodidad y gastos (además de pérdida de tiempo) que el realizarlo por los canales anteriores. Además, si es un regalo, evitan tener que desplazarse a adquirirlo y a entregarlo ellos mismos.

El tema del precio

Otro factor interesante pero no definitivo es el tema del precio.

Las bodegas se dan cuenta que al evitar intermediarios, pueden ofrecer precios más competitivos en sus vinos dentro de su propia tienda online. Además, en ocasiones hay vinos que son complicados de adquirir en tiendas físicas, con lo cual a través de la tienda de la bodega se pueden adquirir sin problemas, a mejores precios y sin tener que andar desplazándose para buscar dicho vino.

El cliente que adquiere directamente a la bodega indica que el coste de los gastos de envío les parece menor que el desembolso que tienen que hacer en desplazamientos para buscar el vino, así como el ahorro de tiempo que tienen.

Muchos valoran que les da igual el precio, pero ellos quieren un determinado vino para por ejemplo la cena de un sábado y saben que si lo piden a la bodega con dos o tres días de antelación, se lo traen directamente a casa. Ese servicio lo consideran fundamental y es, junto a la seguridad de que lo que compran es lo que les mandan, los dos factores más importantes que hacen que la compra directa de vino a bodegas vaya en auge.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción