Las cifras de la cosecha en Borgoña muestran las consecuencias del calentamiento global

vinos más caros de España

Las cifras de la cosecha en Borgoña muestran las consecuencias del calentamiento global

Las cifras de la cosecha en Borgoña muestran las consecuencias del calentamiento global

Viñedo en la Borgoña

Las cifras de la cosecha en Borgoña muestran las consecuencias del calentamiento global, según un estudio, que traza la fecha de la cosecha de Beaune de 1354 a 2018, el registro más largo de este tipo de datos jamás publicado y que ha encontrado que la región ha experimentado un “rápido calentamiento” en los últimos 31 años por culpa del cambio climático y sus consecuencias.

El estudio, realizado por la Universidad de Leipzig y publicado en la revista Climate of the Past, intentaba trazar y explorar la importancia del cambio en la fecha de cosecha en Beaune (Borgoña).

Thomas Labbá, autor principal del estudio, fue el responsable de recopilar los datos, lo que implicó examinar los archivos, incluidos los registros de pagos de salarios, con el fin de trazar las fechas de cosecha a través de las edades. Luego calibró los resultados contra las series de temperatura de París, que incluyen datos de 1659 a 2018.

Dijo que otros registros disponibles, incluyendo la serie Dijon, son “propensos a errores”, ya que “los estudiosos… han extraído acríticamente los datos de publicaciones del siglo XIX en lugar de volver a los archivos”.

Los datos estaban subdivididos en dos partes

“De 1354 a 1987 la vendimia se realizó en promedio a partir del 28 de septiembre, pero durante los últimos 31 años de rápido calentamiento de 1988 a 2018, las vendimias comenzaron 13 días antes (15 de septiembre)”.

Reveló que desde el caluroso verano de 2003, ocho de los 16 períodos de primavera-verano fueron reportados como “sobresalientes” en términos de temperatura, en comparación con los datos de los últimos 664 años. Cinco de ellos ocurrieron durante los últimos ocho años.

En el periodo estudiado se produjeron un total de 33 “acontecimientos extremadamente calurosos”, que, según Labbá, se distribuyeron “de forma desigual a lo largo del tiempo”.

21 de ellos tuvieron lugar entre 1393 y 1719 (lo que equivale a un período de calor cada 15 años), mientras que sólo cinco casos ocurrieron entre 1720 y 2002.

Los datos “demuestran que los años calurosos y secos sobresalientes en el pasado fueron atípicos, mientras que se han convertido en la norma desde la transición al calentamiento global en 1988”.

También observó cómo sus datos guardaban correlaciones significativas con las “largas series de temperaturas de París de 1659 a 2018”, junto con datos documentales y de anillos de árboles de 1354 a 1658.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker