Cata del vino Rectoral de Amandi Mencía Barrica 2014 Edición Limitada Manolo Arnoya, DO Ribeira Sacra

Rectoral de Amandi Mencía Barrica 2014 Edición Limitada Manolo Arnoya

Rectoral de Amandi Mencía Barrica 2014 Edición Limitada Manolo Arnoya

Rectoral de Amandi Mencía Barrica 2014 Edición Limitada Manolo Arnoya, una joya que es elaborada por la bodega Rectoral de Amandi en la Ribeira Sacra. Pudimos disfrutar mucho de este vino en la cata que realizamos el mes pasado en el Consello Regulador de esta Denominación de Orixe.

Un vino que es una edición limitada a 72 barricas, numeradas desde el año del nacimiento hasta el de fallecimiento de Manolo Arnoya, el fundador de esta bodega. Estamos ante un vino único, no solo por su elaboración, sino por su expresividad y las sensaciones en la cata.

Se elabora con tan solo 6 meses de crianza en barricas de roble francés, americano y caucásico, con lo que cada tipo de madera le da sus características que luego se unen en un solo vino mediante un coupage. El resultado es una explosión de sensaciones de todo tipo, pero lo que es muy sorprendente, conservando en todo momento la frescura y carga frutal de esta varietal, la Mencía.

Siendo como es un vino de la añada del 2014 con solo 6 meses de crianza, hay quién pensaría que ya está alcanzando su plenitud en 2018 y perdiendo su toque de juventud. Pero esto es justo una de las cosas que sorprende y nos encanta: conserva perfectamente la juventud de la fruta, pero con una personalidad y carácter propio de su crianza. Una excelente guarda que ha tenido y que, desde mi punto de vista, aun le queda por crecer.

Muestra de esto es que al típico color de la Mencía, rojo cereza muy limpio y brillante, con buena capa, le hay que añadir ciertos ribetes en movimiento en copa violáceos, típicos de un vino joven y ciertos toques rojizos, lo que anticipa que está llegando a su plenitud. Un vino sorpresivo en vista.

En nariz posee una muy buena intensidad. La presencia a fruta madura es clara y franca, algo normal al ser un 6 meses de barrica del 2014. Moras, frambuesas,…., a las que se le unen los aportes de las diferentes maderas por la que pasa este vino. Toques tostados, por momentos balsámicos, a regaliz a maderas nobles. Y todo ello en su conjunto con un perfecto equilibrio. Los aromas fluyen en la copa uno tras otro llenando por completo la nariz con un suave toque mineral de fondo.

En boca une la entrada fresca pero con mucho carácter y potencia. Nos imaginamos que en breve irá perdiendo esa juventud. Paso potente, con gran amplitud en el paladar, taninos presentes y bien afinados, dando sensaciones aterciopeladas. Muy bien estructurado. Final muy largo y persistente donde si ya claramente vienen los aportes de la madera más que de la fruta.

Un vino perfecto para disfrutarlo ya mismo, unido a algún plato de carne estofada (nosotros hemos escogido lengua estofada con guarnición).

La puntuación que tuvo este vino en una cata a tres catadores fue de 93,75/100 lo que indica claramente que se hace necesario el catarlo si tenéis oportunidad.

José Luis del Campo
CEO en Socialmedia Network | + posts

José Luis del Campo. Sumiller. Asesor online de bodegas. CEO en Socialmedia Network.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.