Enólogos argentinos califican la cosecha de 2019 como la mejor en una década

vinos más caros de España

Enólogos argentinos califican la cosecha de 2019 como la mejor en una década

Calificación de la cosecha en Argentina de 2019: Enólogos argentinos califican la cosecha de 2019 como la mejor en una década aunque ha habido una ligera caída en la producción en comparación con el año pasado. 

La cosecha de 2019 se caracterizó por un invierno frío y un verano seco, dando vinos equilibrados y concentrados. Los volúmenes disminuyeron ligeramente respecto al año anterior, con un total recogido de 2,4 mil millones de kilogramos de uvas (en comparación con 2,5 en 2018), con solo el 73% de las bodegas argentinas que realmente producen vino este año.

Mendoza, hogar de casi las tres cuartas partes (70%) de la producción total de Argentina, experimentó un invierno frío con una primavera fresca, aunque en el verano las temperaturas se elevaron a picos de más de 40 ° C durante enero y febrero.

Sin embargo, los meses más fríos de marzo y abril ralentizaron los tiempos de maduración y alinearon los tiempos de cosecha con el promedio, aunque con un rendimiento algo menor.

“Esperábamos que la cosecha sea más grande de lo habitual, pero la combinación de clima seco y fresco clima resultó en rendimientos ligeramente inferiores a la norma”, indicó el enólogo principal en Catena Zapata , Alejandro Vigil. “El clima más frío que los vinos de alta concentración con gran color y acidez”.  

Juanfa Suárez, un enólogo que tiene 60 hectáreas en Altamira, en el Valle de Uco, está de acuerdo en que esta fue una buena cosecha: “2019 es un gran año: los vinos muestran mucho carácter y frescura, año seco, ideal para vinos con menos alcohol y mayor acidez”.

En San Rafael, los vinos blancos son los más prometedores, según el enólogo Leo Borsi, quien dijo que los blancos tienen un nivel mucho más alto de ácido málico y un menor contenido de azúcar. “Veremos vinos blancos más austeros que pueden envejecer bien”, dijo.  

Más al sur, Río Negro experimentó un clima similar al del resto del país: “En general, el verano fue fresco con algunos breves picos de temperatura, las condiciones fueron buenas”, dijo el enólogo de Noemia Hans Vinding-Diers. “Los tintos tienen un gran color, intensidad y son afrutados y frescos con taninos muy sedosos y los vinos están muy bien equilibrados. Ha sido un año excepcional”.

En el norte, la cosecha se consideraba normal con una buena calidad e incluso el ritmo de la cosecha. “Fue un año realmente bueno y muy seco, como de costumbre”, dijo el enólogo de Piattelli Valeria Antolin. “Pudimos cosechar nuestras uvas en un tiempo mucho más condensado, lo que nos permitió cosechar en el momento adecuado para la variedad”.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker