Brandy de Jerez

vinos más caros de España

Brandy de Jerez

El Brandy de Jerez es el Brandy español producido en el Marco de Jerez. Protegido por una Denominación de Origen específica y leyes de ámbito europeo. Tiene una graduación alcohólica entre 36 y 40 grados.

ORIGENES

Los orígenes de la producción del Brandy de Jerez no están claros, de hecho parece que su producción se descubrió por casualidad, pero sí hay constancia de que en el Siglo XVI había una gran producción de este espiritosos, que al igual que en la actualidad, estaba grabado con unos altos impuestos. De hecho la Catedral de Jerez de la Frontera se sufragó con un impuesto especial que permitió la corona.

JERIÑAC

Se dice que por casualidad por lo siguiente: “Jeriñac fue el concurso más tonto del siglo”. Les contamos una de las anécdotas más curiosas de la historia de este brandy.

Al igual que el vino de Jerez, el brandy jerezano encierran una gran cantidad de anécdotas y recuerdos donde se entremezclan historias únicas de un producto universal que hoy en día siguen siendo un misterio. Las familias en los Siglos XVI, XVII y XVIII, tenían por costumbre añejar sus aguardientes en vasijas de roble. Habiendo una vez un barco que llevaba aguardiente a Holanda , y por la demora del viaje, estos vinos jerezanos, se añejaron, hubo una carta del Señor y agente Duff Gordon de la casa Osborne, en Londres donde se le atribuye que sus vinos han sido encabezados con “Spanish Brandy” , y está documentado que en ocho años 1874 – 1882 hay bodegueros de Jerez que embotellan sus barriles con marcas singulares.

La gente entendida prefiere la opción de Don Pedro Domecq Loudtau, por dos razones; primero porque está documentado, que el descubrimiento de su brandy fue “un milagro, un accidente, producido por su mérito y tesón en el trabajo”. Y segundo porque fue el primer Domecq que se casó con una española Doña Carmen Núñez de Villavicencio. Domecq había nacido a dos leguas de Cognac, recibió el encargo de elaborar 500 bocoyes (barrica de 600 litros de capacidad), de un alcohol de gran calidad, sin límite de tiempo. Consiguiendo tal encargo en dos años, pero el demandante entonces no tenía dinero para pagarle.

Entonces Pedro Domecq, ordena que toda esa cantidad de alcohol, se meta en botas de roble americano y se guarde en su bodega. Pasados cinco años ese líquido dorado se convierte en un brandy extraordinario. Se apresura en importar alambiques, y cuando dispone de reservas suficientes, nace su primera marca Fundador en el año 1874, siendo el primer brandy producido y comercializado en España.

Pasamos hasta 1959 cuando el presidente del Consejo Regulador, José Ramón García Ángulo, organiza un concurso para premiar un vocablo que diera nombre al producto jerezano, ya conocido como coñac; un tipo de brandy elaborado a partir de cepas Charante, cerca de la ciudad francesa de coñac, aunque diferente en el tipo de uva y su elaboración. El término brandy es una adaptación inglesa del término holandés brandewijn que significa “vino quemado” que ya consta con tal nombre en unos escritos de Estebanillo González (pícaro y buhonero de vida aventura, que recorrió la Europa glamurosa de entonces).

Los jerezanos ya usaban el término brandy pues no querían que sonara a francés estando en Jerez. La palabra premiada tenía que ser “Jerez, Cognac o brandy ” y para mayores males el concurso no podría ser declarado desierto ya que se anunció en toda la prensa nacional, y el premio era de la suculenta cantidad de 10.000 pesetas de la época.

Por su puesto llegaron cartas de todos los rincones de la geografía española y hasta del norte de África. Una de ellas hasta con 90 nombres o denominaciones; se llegaron a contabilizar más de 30.000. Mencionaremos algunos…; Xeriñac, Coñajer, Cojer, Jernac, Joñac, Astiñac, Ceretñac, Jerebran, Jerendy, Brendano, Jerezandy, Bijerez, Destiljerez, Vinardiente, y así hasta los más de 30000.

El 3 de julio de ese año el jurado lo componían Julio Casares, José María Peman, Manuel Barbadillo, Manuel de la Quintana, Ramón García Llanos y Antonio Muñoz. Anuncian el fallo; será “Jeriñan” y el premio se lo repartieron entre los seis que habían inscrito el mismo nombre. Al mismo tiempo el fallo recomienda al Consejo el uso de la palabra pero sin la ” ñ “, por la extrañeza que pueda causar fuera de España.

Al día siguiente la palabra “Jerinac” estaba en todos los periódicos, ya que era concurso nacional, y la guasa que se montó en torno a ella. En una semana todo España sabía de su existencia, entonces ilustres escritores y prensa dispararon sobre la palabra en cuestión, que fue objeto de burla y cachondeo entonces.

Hasta un chiste salió. Un hombre que va a un bar y pide un Jeriñac, y el camarero señalando con la mano, le contesta; al fondo del pasillo a la izquierda. Manuel Halcón propone llamarlo ” jericoña ” y su destino una revista de Barcelona, que aunque jerinac fuera una solución para la ONU sonaba a marca de cerrojos. Espasa – Calpe en 1955 define Jerinac como una palabra emergida innecesariamente en Jerez para sustituir al ya españolizado coñac. Y Luis Pérez Solero hace una entrevista a una botella de Don Brandy donde éste se quejaba de la broma. Pero lo mejor es lo que escribe Wenceslao Fernández Flores sobre Jerinac: la aventura de Don Jozú , enamorado de la perfecta Rosalinda , que un día descubre que su pueblo de llaman con el mote de ” Descuajaringa “;desde entonces Rosalinda se desvaneció para él y preguntó si se podía seguir amando a Rosalinda cuando de averigua qué le llaman Descuajaringa; y que si se puede seguir bebiendo coñac cuando descubrimos que se llama Jerinac.

Y al final, inocentes, se dijeron, “Bueno y si tenemos brandy, ¿ por qué no llamarle Brandy de Jerez?” Y así fue y de Jerinac nunca jamás se supo.

Por eso se dijo, que fue ” el concurso más tonto del Siglo”. Aclarado ésto, sigamos con el artículo. Cierto es que fue curioso.

CARACTERÍSTICAS

La uva de elaboración es la palomino. Una vez destilado el vino, este envejece en vasijas ” denominadas botas en Jerez ” de roble americano y de una capacidad entre 250 y 600 litros.

Una norma principal y muy importante a tener en cuenta es que esas ” botas ” han tenido que envejecer vino de Jerez, durante al menos tres años. Y dada la gran variedad de vinos de Jerez, según el contenido de la ” bota ” anterior, el brandy adquirirá unas características totalmente distintas: carácter, color, sabor, olor, etc, etc.

El sistema de soleras y criaderas, también empleado en la crianza del vino de Jerez permite conseguir un brandy de calidad homogénea a lo largo de los años debido a que el brandy ” viejo ” enseña al nuevo.

TIPOS DE BRANDY

Cada tipo de brandy tiene unas características dependiendo de la bodega. Y también se clasifican por su envejecimiento según la fórmula del Consejo Regulador de las denominaciones de origen; Jerez – Xéres – Sherry – Manzanilla de Sanlucar y Brandy de Jerez.

Brandy de Jerez Solera:. Mínimo un año

Brandy de Jerez Solera Reserva:. Tres años.

Brandy de Jerez Solera Gran Reserva:. Diez años o más.

Igualmente, según el tipo de vino de Jerez, que tuviera la bota anteriormente en la que se envejece el brandy, este toma un sabor distinto. Lo más común son botas de fino. Pero recientemente han aparecido brandis envejecidos en botas de oloroso y de Pedro Ximénez.

CURIOSIDADES

El mítico toro de Osborne que ve en las carreteras españolas fue creado inicialmente para promocionar el Brandy de Jerez Veterano del grupo Osborne.

El Brandy Conde de Garvey ( del grupo Garvey ) se considera el Brandy más viejo y caro del mundo. Proviene de una solera de 200 años, con más de 60 años sin tocarse envejecido en bota.

Cómo referente de la cultura de la zona , se está utilizando esta bebida para fomentar el enoturismo en la zona del Brandy de Jerez.

Fuente Wikipedia

Víctor Rivas Estefanía

Víctor Rivas Estefanía. Autor del libro '5107 Uvas de vino. Sinónimos y cruces'. Amante del vino y la buena gastronomía.

Vinos españoles con 100 puntos Parker