Sobrelías Club B2C
Guía Online de Vinos

Bodegas y Viñedos Pujanza, visita al corazón de la Rioja Alavesa

Sobrelias TV

 4,350 Lecturas

Bodegas y Viñedos Pujanza

Bodegas y Viñedos Pujanza

Tras la visita que realizamos en febrero del 2019, hoy nos encanta acercaros de nuevo una visita a Bodegas y Viñedos Pujanza, en pleno corazón de La Rioja Alavesa, en Laguardia, en pleno corazón de la Sierra Cantabria.

Bodegas y Viñedos Pujanza nace de la mano de Carlos San Pedro allá por el año 1998, donde comienza a elaborar vino al margen de su familia. Quinta generación de una familia bodeguera, Carlos decide trabajar en solitario, buscando vinos que representen el terruño y sus orígenes. Un año después sale al mercado la primera añada de “Norte”, uno de sus vinos más emblemáticos.

En 2001 se elabora la primera cosecha dentro de la actual bodega. Un edificio discreto y funcional en su estructura, pero que la ubicación y sus vistas hacen de él un lugar mágico.

Nos espera en bodega Lorena, responsable de marketing y comunicación. Junto a ella nos disponemos a recorrer viñedos e instalaciones de Bodegas Pujanza.

40 ha en propiedad, distribuidas en diferentes parcelas, casi todas ellas en el término municipal de Laguardia. Junto al edificio bodega, se encuentra la mayor de ellas, “Valdepoleo”, con unas 17 ha de finca. Tempranillo casi al 100%. Lorena me comenta como esta finca esta parcelada, debido a su tamaño, los suelos y orientaciones son diferentes, se vendimian y se vinifican por separado, buscando como objetivo la calidad.

De aquí nace el vino parcelario del mismo nombre Valdepoleo, y con sus uvas, en parte, tb se utilizan para el buque insignia de la bodega, el vino “Hado”.

Cogemos el coche y nos desplazamos hasta otras fincas de la bodega de donde salen sus vinos parcelarios, como “La Paul” 4 ha de viñedo, junto al propio municipio de Laguardia y de donde nace un vino con su mismo nombre, siendo este también 100% tempranillo. “Anteportalatina” finca de 3,5 ha, en este caso de la variedad viura, aquí nacen vinos como su añadas frías o el propio anteportalatina. Por último visitamos “la Valcadaba” 0.8 ha de viñedo, tempranillo en su mayoría, situado en un enclave precioso, y con unos 100 años de antigüedad. De aquí nace el vino más exclusivo de la bodega, “Cisma”.

Nos quedamos con la pena de no haber podido visitar “finca Norte”, pequeña parcela de 2.7 ha ubicada en plena montaña, a 720 metros de altitud. 100 % tempranillo. El parcelario “norte” nace de este viñedo.

Durante todo este recorrido, junto a Lorena, hablamos y comentamos todo tipo de temas en lo referente a trabajo en el viñedo, clima, suelos, enfermedades, personal etc….

Pujanza trabaja con una viticultura integrada, con el máximo respeto a sus viñas. Viñedos en vaso y espaldera de diferentes edades, siendo el suelo arcilloso calcáreo el que más predomina. Los vientos de la zona evitan muchos problemas de enfermedades. A su vez la presencia de la sierra Cantabria modera las temperaturas y protege en parte de las lluvias que provienen del cantábrico.

Trabajan con dos variedades principalmente, la Tempranillo para los vinos tintos, y la Viura para los vinos blancos. Digamos que son las dos variedades reinas dentro de la DOCa Rioja. Para poder diferenciar sus vinos parcelarios, será de vital importancia, ya no solo la mano de Carlos como elaborador, sino las distintas ubicaciones, suelos y clima que soporta cada viñedo. De ahí que los vinos de pujanza desde sus inicios hayan buscado esa esencia, un vino único y diferente de cada parcela.

La vendimia es siempre manual, ya sea en cajas de 18/20 kg o en pequeños remolques. La proximidad a la bodega de todas sus fincas hace que el transporte y el trabajo sean mucho más sencillos. Producciones no muy elevadas. De media hablamos de unos 4500 kg/ha. Esto es clara muestra de lo que Carlos busca, calidad y materia prima por encima de todo.

Ya de vuelta a bodega comentamos con Lorena la importancia de lo visual del edificio. Como os comentaba antes, impresiona más la ubicación, donde está enclavada la bodega, que la propia construcción. Digamos que lo importante no es el continente, si no el contenido, pero si es verdad que el envoltorio a veces importa y aporta. Habrá que darle una pequeña vuelta al tema….

Una bodega muy funcional por dentro, con su sala de elaboración, en la que predomina el Inox, pero donde la idea es cada día más trabajar el hormigón. Sala de barricas con unas 500 unidades, casi todas de roble francés y que se renuevan según necesidad. Lo más llamativo y bonito es sin duda la parte superior del edificio. Con una sala de catas mirador muy chulo desde el que se divisa Laguardia, la sierra y todo el viñedo que les rodea. El otoño con esas vistas debe ser espectacular.

Una vez allí nos disponemos a catar casi todos los vinos de la bodega. Son 7 los vinos que elabora Pujanza en la actualidad, para un total de 160.000 botellas. El buque insignia es Hado, un vino de villa, 100 % Tempranillo, con una producción de 100.000 botellas anuales. Valdepoleo, La Paul, Norte, Cisma, Anteportalatina y Añadas Frías son el resto de vinos parcelarios que elabora la bodega. Vamos a ver que nos cuentan cada uno de ellos.

Cata de los vinos de Bodegas y Viñedos Pujanza

Todos ellos muy subidos de color. Rojo cereza picota, con ribetes amoratados y azulados. Capas muy altas. Limpios y sin defectos. Todos los tintos 100% Tempranillo y 100% Viura los blancos. Con madera francesa nueva o de varios usos. Malolactica en inox. Levaduras casi siempre naturales, excepto añadas que necesiten un aporte de levaduras comerciales lo más neutras posibles. Fermentaciones a muy baja temperatura. A futuro buscan un mayor uso de hormigón en la elaboración.

Vinos todos ellos muy atlánticos, con una gran acidez y sin que la madera sea protagonista de nada. Varietales a tope.

HADO 2017

12 meses de crianza. Vino de pueblo en la nueva clasificación de Rioja (Village). Uvas de varias parcelas. 14%vol.

Cereza picota muy cubierto, amoratado. Sin defectos. En nariz intensidad media. Fruta algo madura, pimienta, monte bajo, tiza… en boca, ataque fresco. Al paso nervioso, vivo, vibrante, con buena acidez que compensa un tanino algo rudo y secante. Final medio largo, cargado de fruta. La madera apenas se hace notar. Muy maridable. Para consumir en los próximos 3/5 años. Calificación de Muy Bueno con 91 puntos.

VALDEPOLEO 2017

12/14 meses de crianza en barricas francesas de varios usos. Uvas de la finca Valdepoleo, junto a la bodega. 14.5% vol.

Color azulado/amoratado, muy cubierto. Sin defectos. En nariz intensidad media, fruta roja, lácteos, vainilla, tostados, cacaos. En boca fresco, elegante, con volumen y amplio. Acidez correcta, tanino goloso por pulir. Final medio largo. Vino con estructura y fresco. Consumir en los próximos 5/8 años. Calificación de Excelente con 92 puntos.

LA PAUL 2017

12 Meses de barrica + 12 meses de hormigón en crianza. 14.5% vol. Uvas de la finca La Paul, junto al municipio de Laguardia.

En vista como sus hermanos, muy subido de color, cubierto y sin defectos. En nariz intenso, fresco, cereza y fresa. Lácteo, yogurt, queso, especiado, regaliz, pimienta, monte bajo, herbáceo. Muy rioja. A la boca, ataque potente, con amplitud y golosidad al paso, moderada por una buena acidez. Tanino vivo y crujiente. Final frutal. La madera bien puesta sin molestar. Varietal. Buen vino. Calificación de Excelente con 92 puntos.

NORTE 2017

Vino emblema de la casa. Parcela Norte a 720 metros de altura. 14.5%vol. 12 meses en barrica y otros 12 en hormigón.

En vista cereza picota , ribetes amoratados, capa alta, sin defectos. Nariz elegante, compleja y delicada. Huele a muchas cosas de forma sutil. Fruta, tiza, tostado fino, herbáceo, sotobosque. Muy bueno. En boca, equilibrado, redondo, con una acidez bestial. Tanino por redondear. Vino muy de corte atlántico. Largo. Con mucha vida por delante. 20 años. Gran vino 95 puntos. Calificación de Excepcional con 95 puntos.

CISMA 2015

14.5% Vol. Finca valcadaba, 0.8 ha. 1100 botellas. 24 meses de barrica de 225/500 litros. Parte de ellas nuevas.

Color similar a sus hermanos. En nariz el más intenso y goloso. Huele rico. Fruta madura, especias dulces, vainilla, regaliz, cacao, café…. En boca, ataque suave y elegante. Al paso integrado, delicado, con estructura y cuerpo. Tanino buenísimo con margen de mejora. Acidez brutal. Final largo, frutal, algo amargo. Gran vino con años de vida 10/15. Calificación de Excepcional con 96 puntos.

SJ ANTEPORTALATINA 2018

Blanco 100% viura con 12 meses de crianza con lías repartidos en madera y hormigón.

De color pajizo con reflejos dorados. Limpio y brillante. Intensidad muy alta, cítricos, tropical y hueso en la parte frutal. Mucha flor amarilla, infusionado, jengibre. Cierto aporte de la lía, panadería , galleta maría. En boca, ataque contundente, al paso untuoso, gordo, con buena acidez compensando el volumen. Final largo lleno de fruta y flores. Quizás sea un vino para tomar y disfrutar con calma, una o dos copas máximo. Puede resultar algo pesado si se consume en exceso. Buen vino con margen de mejora y evolución en botella. Calificación de Excelente con 92 puntos.

Ricardo Gil

Riojano ante todo, de los que piensan que para saber catar un buen vino antes debe catar muchos malos. Este mundo del 🍷 necesita más humildad y menos medallas. Salud!!

Docente en Higher Master Sumiller Mercados del Vino - Enoteca Khantaros

Instg: @ricardogilrodriguez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Conservas Codesa