Guía Online de Vinos

Bodegas Alvia, el vino de La Rioja en el Camino de Santiago

Puntos sobrelias
Bodegas Alvia

Puerta de la bodega con la placa y concha del peregrino indicando los kilómetros que faltan hasta Santiago de Compostela.

Bodegas Alvia, el vino de La Rioja en el Camino de Santiago

Cuando emprendes el Camino de Santiago desde Roncesvalles, o sea, el Camino Francés, pronto comienzas a ver en las diferentes etapas viñedos, muchos de ellos con uvas que traían los primeros peregrinos y se han quedado hasta el día de hoy en los viñedos españoles. Uvas como la Chardonnay o la Cabernet Sauvignon son uvas originarias de Francia que fueron traídas por los peregrinos y que se pueden ver en las viñas.

Pero el paisaje vitivinícola aumenta cuando entramos en La Rioja. Y en este peregrinaje hoy nos hemos querido parar en pleno corazón de La Rioja Alta, en la localidad de Ventosa, donde nos encontramos con la Bodegas Alvia, un ejemplo estupendo de la viticultura riojana.

Ventosa es una parada obligada para los peregrinos. Una localidad de apenas 150 habitantes en la que los visitantes pueden incluso a llegar a ser mayoría en algún momento en la localidad. Rodeada de viñedos, nos hemos acercado a Bodegas Alvia, ubicada en la localidad y que todo peregrino debe pasar por delante de ella ya que la bodega es atravesada por el propio Camino de Santiago.

Alfredo Bernáldez, enólogo y gerente de la bodega, nos recibe justo en el momento que a nuestro lado pasan dos peregrinos de Korea que nos saludan alegremente.

Lo primero que nos comenta es justamente la influencia que ha tenido el Camino en la historia y en el hacer de la bodega.

“El Camino, como canal de transmisión de conocimientos y cultura además de personas, ha ayudado mucho a que mantengamos un saber hacer vitivinícola clásico que unido a la experiencia de nuestros profesionales, ha hecho que nuestros vinos sean todos muy personales, casi de autor”.

Esto es algo que luego pudimos comprobar después en la cata de sus vinos, ya que nos encontramos con dos marcas, los de la marca Mileto, más de corte tradicional de La Rioja, con blancos y tintos jóvenes, crianza, reserva y Edición Limitada, y los vinos de la marca Livius, realmente espectaculares Vinos de Autor, diferentes y personales, de gran calidad y que seguro que harán las delicias de los grandes amantes del vino que buscan siempre nuevas sensaciones.

Las Viñas y las Uvas

Más de treinta hectáreas de viñedo de tempranillo, garnacha, graciano, viura y malvasía son las varietales estrella de sus vinos. Están repartidos en diferentes localidades como la zona de la Sierra Cantabria: Leza, Labastida, San Vicente de la Sonsierra, Rivas de Tereso, zonas altas con influencia de un clima Atlántico, al resguardo de los vientos fríos del norte. Atravesando el Ebro y más cerca de la bodega tienen viñedos viejos en Huercanos, Cenicero, Ventosa y la zona del Alto Najerilla. En todos ellos se ha tenido en cuenta para su selección, el microclima, la orientación de las parcelas, la baja productividad de las cepas y la edad del viñedo. Algunos, de más de 100 años que en muchos casos son parcelas únicas dentro de la Rioja, lo que le permite elaborar vinos realmente con personalidad propia.

Se busca en todo momento el realizar trabajos en la viña de forma tradicional, conservando la mínima intervención y con el máximo respeto al entorno, no en vano el cuidado del viñedo es el primer paso para la creación de los grandes vinos.

“La entrada de la uva en la bodega se realiza en cajas de 15 kilos y en una mesa de Selección se descarta cualquier racimo que no esté en perfectas condiciones. La mesa de selección nos garantiza que sólo entran en bodega los granos que se encuentran en perfecto estado”.

“La fermentación la realizamos en pequeños depósitos, entre 8.000 y 15.000 litros, que nos permitirán realizar fermentaciones totalmente controladas, separar las uvas por variedades minoritarias. La crianza en barrica y botella se realiza en unas naves con control informático de temperatura y humedad”.

Mesa de entrada y selección de uvas

Sala de depósitos

Los Vinos

Entrar en la sala de crianza de Bodegas Alvia o en su bodega climatizada es realmente una sensación indescriptible.

Ya sabes de antemano que va a ser una experiencia memorable.

Los vinos que catamos inicialmente son los que os comentábamos como los elaborados bajo la marca Mileto. Se percibe en ellos la tradición de los grandes vinos de La Rioja.

Pero para marcar le diferencia y ver la exclusividad de sus vinos, preferimos comentaros algunos de los vinos que elaboran con la marca Livius y que son apuestas más arriesgadas y diferentes de lo que habitualmente os encontráis.

Con esta marca os presentamos por ejemplo un blanco, un tinto y un rosado.

La apuesta en este marca es la de la larga crianza, es decir, vinos con paso por barrica de bastantes meses (en función del tipo de vino oscila), pero que luego pasan muchos meses, diría años, en botella afinándose, con lo cual, cuan veís la añada que está en el mercado de cada vino, realmente quedáis sorprendidos.

El Livius Blanco Fermentado en Barrica, es un vino de la añada 2009. Un vino realmente intenso dentro de lo que son los vinos blancos. Uvas Viura y Malvasía procedentes de viñedos centenarios en donde el mosto flor va un 90% a barricas de roble francés y un 10% a roble húngaro. Pasa posteriormente 6 meses en barricas y luego a botella, donde consigue una perfecta integración que es una explosión de sensaciones en su cata que no os dejará indiferente.

En cuanto al rosado, hablamos del Livius Rosado Fermentado en Barrica, un vino de la añada 2015. Un monovarietal Garnacha que pasa 4 meses de crianza en barricas de roble francés para luego pasar un par de años afinándose en botellas. El resultado, como podéis ver, es un impresionante vino de color frambuesa que, la mejor forma que lo define, es la de la frescura de un banco en un cuerpo de un tinto. Un vino realmente fuera de serie que sorprende en su cata. Me hubiera gustado haberlo catado a ciegas, sin tan siquiera ver el color, porque creo que sería un vino imposible de acertar.

Y ya en el vino tinto que os queremos comentar, la cosa os va a sorprender. Se trata del vino Livius Garnacha que está en la añada del 2008. Un vino monovarietal procedente de viñas de entre 80 y 100 años de antigüedad que pasa 16 meses en barricas de roble francés, americano y húngaro, para ser luego embotellado y pasar 8 años afinándose en botella. El resultado es ‘impresionante’, más que nada lo indicamos para aquellos que crean que la Garnacha en larga crianza es complicada de ‘domar’, pues este es el mejor ejemplo que he visto de como si se puede crear un vino increible con esta varietal con una crianza entre barricas y botella de 10 años.

Ya podéis comprobar que los vinos que elabora Bodegas Alvia son realmente diferentes, personales y, sobre todo, de enorme calidad.

Enoturismo y Camino de Santiago

No queríamos terminar nuestra visita a Bodegas Alvia sin hablar de su trabajo en materia de enoturismo, claramente vinculado al Camino de Santiago ya que, muchos de los visitantes han conocido la bodega en su peregrinación hacia la ciudad gallega y vuelven de visita al cabo de un tiempo.

Nos comentan que ellos realizan dos tipos de actividades de enoturismo. Una, la que suelen ofrecer todas las bodegas, que son las visitas guiadas a la bodega, donde, con cita previa, se puede disfrutar de ella cata de los vinos de la bodega explicada por el propio enólogo. El horario para las visitas es de Lunes a Viernes de 9:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00 horas.

Pero además la otra oferta de actividades está vinculada más a la época del año, a las diferentes estaciones que permite a la bodega ofertar diferentes actividades acorde a las condiciones climatológicas que haya. Suelen ser actividades agendadas que van surgiendo a lo largo del año que seguro que os gustarán, con lo cual os animamos a que sigáis a Bodegas Alvia en sus redes sociales para ver lo que os puede ofrecer en materia de enoturismo a lo largo del año.

Sobrelías Redacción

Sobrelías Redacción

Vinos españoles con 100 puntos Parker