Alunado Chardonnay 2014, chardonnays imprescindibles para este verano

Alunado Chardonnay 2014

Otro vino que no podía faltar en nuestras recomendaciones dentro de los chardonnays españoles para este verano es este Alunado Chardonnay 2014 que nos llega de la mano de Pago Los Balancines, reconocida bodega extremeña por sus vinos de enorme calidad.

Siendo de los primeros proyectos de esta bodega, solo se elabora en añadas que se consideran excepcionales, con lo cual estamos ante la última que está en el mercado. Su denominación es debido a que se rinde homenaje a la luna, ya que es un vino que se elabora con vendimia nocturna, conservando la temperatura fresca en las uvas, dándole mayor potencia aromática y volumen en boca.

Su crianza además lo convierten en único, estando en todas sus añadas entre los mejore vinos blancos con crianza en madera de España. Si os preguntáis porque es único en su elaboración, lo comprenderéis cuando os comentemos que se realiza un despalillado muy suave, separando las uvas del raspón para proceder a su prensado con la máxima delicadeza. Sólo se emplea el mosto yema para Alunado, el de mayor calidad, el que procede de una primera prensada muy suave y cuando el mosto está limpio y listo para convertirse en vino arranca este proceso de transformación en depósitos de pequeña capacidad. Una vez iniciada la fermentación, se trasiega a barricas donde completará su fermentación y posterior crianza.

El resultado es un Chardonnay diferente, que intensifica aun más las sensaciones y expresividad de esta varietal tan especial ya de por sí.

Un color amarillo-pajizo muy brillante y limpio en copa parada que enamora, que deja entrever unas irisaciones doradas en movimiento en copa. Se presume complejidad.

Intensidad media-alta con una enorme franqueza que deja percibir aromas a fruta fresca, a fruta tropical, ligeros toques cítricos, pero enormemente sedosos y suaves, perfectamente equilibrado con los armas que aporta su crianza sobre sus lías, con toques a madera noble, cremas dulces, bollería e incluso a cacao.

Pero es en boca donde muestra todo su carácter. Un vino elegante de entrada que en paso se muestra cremoso, afrutado, un toque untuoso, casi masticable con una acidez perfectamente controlada que le da un paso por boca potente, expresivo y de larga persistencia. Toques avainillados que le dan personalidad. Postgusto unión perfecta entre fruta y crianza.

Lo describiría com un vino redondo, algo que me gusta emplear en muy buenos tintos, pero es que este vino se lo merece sin duda. Extraordinario vino que alcanza su máxima expresión en maridajes que estén a su altura, porque le aporta a la comida un toque sublime.